Baylor Health Care SystemAbout B
 
¿Necesita algo? Llámenos al: 1.800.4BAYLOR(1.800.422.9567)
Tamaño del texto:

Leucemia 

Leucemia Linfocítica AgudaAcute Lymphocytic Leukemia

Leucemia linfocítica aguda

¿Qué es la leucemia linfocítica aguda?

La leucemia linfocítica aguda (LLA) es un cáncer de la sangre en el cual la médula ósea y los órganos del sistema linfático producen demasiados linfocitos, un tipo de glóbulo blanco.

Normalmente, los linfocitos combaten infecciones. Sin embargo, en la LLA, las células son inmaduras y sobreabundantes. Desplazan a otras células sanguíneas y pueden almacenarse en la sangre, la médula ósea y el tejido linfático.

La leucemia aguda posee un crecimiento acelerado por lo que, una vez diagnosticada, debe tratarse tan pronto como sea posible. Las alteraciones cromosómicas (cromosomas adicionales y cambios estructurales en el material cromosómico) se presentan en la mayoría de los pacientes.

La LLA es más común en niños que en los adultos. En la mayoría de los casos, el cáncer se encuentra en chicos menores de 5 años. Según la Sociedad Americana contra el Cáncer, en 2014 se prevén cerca de 6020 casos de LLA. La persona promedio tiene aproximadamente una chance de entre 750 de desarrollar LLA.

¿Cuáles son los síntomas de la leucemia linfocítica aguda?

A continuación se enumeran algunos de los síntomas más comunes de la leucemia linfocítica aguda. Aunque cada persona puede experimentar los síntomas de una forma diferente, pueden incluir:

  • Hemorragias.

  • Hematomas.

  • Fiebre.

  • Infecciones.

  • Debilidad persistente.

  • Fatiga.

  • Falta de apetito.

  • Dolor en huesos y articulaciones.

  • Hinchazón de los nódulos linfáticos.

  • Pérdida de peso.

  • Sudores nocturnos.

  • Hinchazón en el abdomen.

  • Problemas de respiración.

Los síntomas de la leucemia linfocítica aguda pueden parecerse a los de otros trastornos de la sangre o problemas médicos. Siempre deje que el diagnóstico lo realice su médico.

¿Cómo se diagnostica la leucemia linfocítica aguda?

Además de un examen físico y de la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico de la leucemia linfocítica aguda pueden incluir:

  • Exámenes de sangre y otros procedimientos de evaluación.

  • Aspiración de la médula ósea y/o biopsia: se trata de un procedimiento mediante el cual se extrae una pequeña cantidad de líquido de la médula ósea (aspiración) y/o de tejido sólido de la médula (biopsia por punción), generalmente de los huesos de la cadera, a fin de estudiar la cantidad, el tamaño y la madurez de los glóbulos y/o de las células anormales.

  • Punción raquídea o punción lumbar: se trata de un procedimiento mediante el cual se coloca una aguja hueca especial en la parte baja de la espalda, en el interior del conducto espinal. Se trata del área que rodea a la médula espinal. Se extrae una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo (el líquido que baña al cerebro y a la médula espinal) para examinar si existen células leucémicas, infección o algún otro tipo de problema.

Tratamiento de la leucemia linfocítica aguda

El médico determina el tratamiento específico de la leucemia linfocítica aguda según:

  • Su edad, estado general de salud e historia médica.

  • Qué tan avanzada se encuentre la enfermedad.

  • El tipo de LLA y otros factores pronósticos.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Las expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir:

  • Quimioterapia.

  • Radioterapia.

  • Trasplante de células madre (de sangre periférica o de médula ósea).

  • Terapia dirigida.

Leucemia linfocítica aguda

La leucemia linfocítica aguda (ALL, por sus siglas en iglés) es un cáncer de rápido crecimiento que comienza en la médula ósea y se extiende a la sangre y otros órganos.

Más información

Leucemia Linfocítica CrónicaChronic Lymphocytic Leukemia

Leucemia linfocítica crónica

¿Qué es la leucemia linfocítica crónica?

La leucemia linfocítica crónica (LLC) es un cáncer de la sangre en el cual la médula ósea y los órganos del sistema linfático producen demasiados linfocitos, un tipo de glóbulo blanco.

Normalmente, los linfocitos combaten las infecciones mediante anticuerpos que atacan los elementos dañinos. Sin embargo, en la LLC, las células son inmaduras y sobreabundantes. Desplazan a otras células sanguíneas y pueden almacenarse en la sangre, la médula ósea y el tejido linfático. La LLC es una enfermedad de progreso lento.

Según la Sociedad Americana Contra el Cáncer (American Cancer Society), se estima que existirán cerca de 4600 casos de LLC en el 2013.

¿Cuáles son los síntomas de la leucemia linfocítica crónica?

Durante las primeras etapas de la enfermedad puede que no existan síntomas evidentes. De hecho, muchos casos se diagnostican en exámenes de sangre de rutina. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la leucemia linfocítica crónica. Aunque cada persona puede experimentar los síntomas de una forma diferente, pueden incluir:

  • Debilidad persistente o fatiga.

  • Hinchazón de los nódulos linfáticos.

  • Aumento de tamaño del bazo, lo que puede derivar en pérdida del apetito.

  • Aumento de tamaño del hígado.

  • Fiebre.

  • Sudores nocturnos.

  • Pérdida de peso.

  • Infecciones frecuentes.

  • Propensión a los hematomas o hemorragias.

Los síntomas de la leucemia linfocítica crónica pueden parecerse a los de otros trastornos de la sangre o problemas médicos. Siempre deje que el diagnóstico lo realice su médico.

¿Cómo se diagnostica la leucemia linfocítica crónica?

Además de un examen físico y de la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico de la leucemia linfocítica crónica pueden incluir:

  • Exámenes de sangre y otros procedimientos de evaluación.

  • Aspiración de la médula ósea y/o biopsia: se trata de un procedimiento mediante el cual se extrae una pequeña cantidad de líquido de la médula ósea (aspiración) y/o de tejido sólido de la médula (biopsia por punción), generalmente de los huesos de la cadera, a fin de estudiar la cantidad, el tamaño y la madurez de los glóbulos y/o de las células anormales.

  • Punción raquídea o punción lumbar: se trata de un procedimiento mediante el cual se coloca una aguja hueca especial en la parte baja de la espalda, en el interior del conducto espinal. Se trata del área que rodea a la médula espinal. De esta forma se puede medir la presión que existe en la conducto espinal y en el cerebro. Se puede extraer una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo para examinar si existe una infección, células leucémicas o algún otro tipo de problema. El líquido cefalorraquídeo es el líquido que baña al cerebro y a la médula espinal. Este examen no se utiliza a menudo para la LLC, a menos que su médico crea el problema se encuentre en el cerebro o en la médula espinal.

Tratamiento de la leucemia linfocítica crónica

El médico determina el tratamiento específico de la leucemia linfocítica crónica según:

  • Su edad, estado general de salud e historia médica.

  • Qué tan avanzada se encuentre la enfermedad.

  • Otros rasgos de la enfermedad, tales como cambios cromosómicos en las células leucémicas.

  • Según si usted está sufriendo los síntomas.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Las expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir:

  • Espera en observación. Seguimiento cercano de la enfermedad y falta de tratamiento al menos que presente un crecimiento acelerado o produzca síntomas.

  • Quimioterapia.

  • Radioterapia.

  • Anticuerpos monoclonales, como Rituxan, Arzerra o Campath, los cuales se utilizan para terapia dirigida.

  • Tratamiento de las complicaciones, como infecciones o anemia.

  • Leucaféresis. Se trata de un procedimiento utilizado para eliminar el exceso de linfocitos del cuerpo.

  • Trasplante de médula ósea o de células madre de sangre periférica.

  • Esplenectomía. Es una cirugía que consiste en extirpar el bazo.

Leucemia linfocítica crónica

La leucemia linfocítica crónica es un cáncer de lento movimiento que comienza en la médula ósea, a menudo se extiende a la sangre, los ganglios linfáticos y el bazo.

Más información

Leucemia Mielógena AgudaAcute Myelogenous Leukemia

Leucemia mieloide aguda

¿Qué es la leucemia mieloide aguda?

La leucemia mieloide aguda (LMA) es un cáncer de la sangre en el cual la médula ósea produce demasiados granulocitos, un tipo de glóbulo blanco.

Normalmente, las células de la médula ósea maduran hasta convertirse en diferentes tipos células sanguíneas. Por lo general, la LMA afecta a las células sanguíneas jóvenes (blastos) que normalmente al desarrollarse se convierten en un tipo de glóbulo blanco denominado granulocito. La función principal de los granulocitos es destruir bacterias. Los blastos no maduran y se hacen demasiado numerosos y así permanecen en la médula ósea y en la sangre. La leucemia aguda es un cáncer de crecimiento acelerado que, una vez diagnosticado, debe tratarse tan pronto como sea posible. Las alteraciones cromosómicas (cromosomas adicionales y cambios estructurales en el material cromosómico) se presentan en la mayoría de los pacientes con LMA.

Según la Sociedad Americana Contra el Cáncer (American Cancer Society), se estima que existirán cerca de 48.610 casos de leucemia en el 2013.

¿Cuáles son los síntomas de la leucemia mieloide aguda?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la LMA. Aunque cada persona puede experimentar los síntomas de una forma diferente, Algunos de los síntomas son:

  • Hemorragias.

  • Hematomas.

  • Fiebres e infecciones reiteradas.

  • Debilidad persistente.

  • Fatiga.

  • Dificultad para respirar.

  • Dolor en huesos y articulaciones.

  • Hinchazón en las encías, los nódulos linfáticos, el hígado o el bazo.

  • Pérdida de apetito y de peso.

  • Sudoración nocturna.

Los síntomas de la LMA pueden parecerse a los de otros trastornos de la sangre o problemas médicos. Siempre consulte con su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la leucemia mieloide aguda?

Además de un examen físico y de la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico de la LMA pueden incluir:

  • Análisis de sangre y otros procedimientos evaluativos

  • Aspiración de la médula ósea y/o biopsia. Un procedimiento que implica extraer una pequeña cantidad de fluido de la médula ósea (aspiración) y/o tejido sólido de la médula ósea (denominada biopsia central), generalmente del hueso coxal para someter a examen el número, tamaño y madurez de los glóbulos rojos y/o células anormales.

  • Punción raquídea o punción lumbar: se trata de un procedimiento mediante el cual se coloca una aguja hueca especial en la parte baja de la espalda, en el interior del conducto espinal. Se trata del área que rodea a la médula espinal. Se puede extraer una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo para examinar si existen células leucémicas o algún otro tipo de problema. El líquido cefalorraquídeo es el flui que baña el cerebro y la médula espinal. Este examen no suele necesitarse para la LMA.

Tratamiento de la leucemia mieloide aguda

El médico determina el tratamiento específico para la LMA según:

  • Edad, estado general de salud e historia médica del paciente.

  • El subtipo de LMA.

  • Qué tan avanzada se encuentre la enfermedad.

  • Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Las expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • La opinión o preferencia del paciente.

El tratamiento puede incluir:

  • Quimioterapia u otras terapias farmacológicas.

  • Radioterapia

  • Trasplante de médula ósea o de células madre de sangre periférica.

Leucemia mielógena aguda

La leucemia mielógena aguda (AML, por sus siglas en inglés) es un cáncer de la sangre en el cual la médula ósea produce demasiados granulocitos, un tipo de glóbulo blanco.

Más información

Leucemia Mielógena CrónicaChronic Myelogenous Leukemia

Leucemia mieloide crónica

¿Qué es la leucemia mieloide crónica?

La leucemia mieloide crónica (LMC) es un cáncer de la sangre en el cual la médula ósea produce demasiados granulocitos, un tipo de glóbulo blanco. La LMC es también conocida como leucemia mielógena crónica.

Normalmente, las células de la médula ósea maduran hasta convertirse en diferentes tipos células sanguíneas. Por lo general, la LMC afecta a las células sanguíneas jóvenes (blastos) que normalmente al desarrollarse se convierten en un tipo de glóbulo blanco denominado granulocito. La función principal de los granulocitos es destruir bacterias. Los blastos no maduran y se hacen demasiado numerosos y así permanecen en la médula ósea y en la sangre.

La leucemia mieloide crónica puede presentarse en un período de meses o años. Los pacientes que padecen LMC poseen una reordenación cromosómica específica. Partes del cromosoma 9 y del 22 intercambian lugares, lo que deriva en un intercambio de material genético entre estos dos cromosomas. Esta translocación cambia las posiciones y las funciones de determinados genes, lo que deriva en un crecimiento celular descontrolado. El reducido cromosoma 22 es también conocido como cromosoma Filadelfia. Casi todos los pacientes con LMC tienen en sus células el cromosoma Filadelfia. También pueden haber otras anomalías cromosómicas.

La LMC se presenta principalmente en adultos y es muy poco frecuente en niños. Según la Sociedad Americana Contra el Cáncer (American Cancer Society), se estima que existirán cerca de 5.900 casos de LMC en el 2013.

¿Cuáles son los síntomas de la leucemia mieloide crónica?

Durante la primera etapa de la LMC es común no sufrir síntomas. De hecho, muchos casos se diagnostican en exámenes de sangre de rutina. En los casos que sí se padecen síntomas de LMC, los siguientes síntomas suelen aparecer. Aunque cada persona puede experimentar los síntomas de una forma diferente, pueden incluir:

  • Sudores nocturnos.

  • Pérdida de peso.

  • Fiebre.

  • Debilidad persistente.

  • Fatiga.

  • Dolor en huesos y articulaciones.

  • Aumento de tamaño del bazo.

Los síntomas de la leucemia mieloide crónica pueden parecerse a los de otros trastornos de la sangre o problemas médicos. Siempre deje que el diagnóstico lo realice su médico.

¿Cómo se diagnostica la leucemia mieloide crónica?

Además de un examen físico y de la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico de la leucemia mieloide crónica pueden incluir:

  • Exámenes de sangre y otros procedimientos de evaluación.

  • Aspiración de la médula ósea y/o biopsia: se trata de un procedimiento mediante el cual se extrae una pequeña cantidad de líquido de la médula ósea (aspiración) y/o de tejido sólido de la médula (biopsia por punción), generalmente de los huesos de la cadera, a fin de estudiar la cantidad, el tamaño y la madurez de los glóbulos y/o de las células anormales.

Tratamiento de la leucemia mieloide crónica

El médico determina el tratamiento específico de la leucemia mieloide crónica según:

  • Su edad, estado general de salud e historia médica.

  • Qué tan avanzada se encuentre la enfermedad.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Las expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir:

  • Terapias dirigidas, como imatinib, dasatinib o nilotinib.

  • Quimioterapia.

  • Terapia biológica. Esta terapia utiliza el sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer.

  • Radioterapia.

  • Trasplante de células madre.

  • Esplenectomía. Es una cirugía que consiste en extirpar el bazo.

Leucemia mielógena crónica

La leucemia mielógena crónica (CML, por sus siglas en inglés) es un cáncer de la sangre en el cual la médula ósea produce demasiados granulocitos, un tipo de glóbulo blanco.

Más información