Baylor Health Care SystemAbout B
 
¿Necesita algo? Llámenos al: 1.800.4BAYLOR(1.800.422.9567)
Tamaño del texto:

Linfoma 

Enfermedad de HodgkinHodgkin Disease

Enfermedad de Hodgkin

¿Qué es la enfermedad de Hodgkin?

La enfermedad de Hodgkin es un tipo de linfoma, un cáncer del sistema linfático. a Sociedad Americana Contra el Cáncer (American Cancer Society) estima que en 2013 se diagnosticarán 9.290 casos nuevos y que aproximadamente 1.180 personas morirán a causa de esta enfermedad. Alrededor de entre el 10 % y 15 % de los casos se descubren en niños y adolescentes.

La enfermedad de Hodgkin hace que las células del sistema linfático se reproduzcan anormalmente, lo que posibilita la formación de tumores en los nódulos linfáticos u otras partes del cuerpo. Las células de la enfermedad de Hodgkin también pueden propagarse a otros órganos.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Hodgkin?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la enfermedad de Hodgkin. Aunque cada persona puede experimentar los síntomas de una forma diferente, Algunos de los síntomas son:

  • Inflamación indolora de los nodos linfáticos en el cuello, debajo del brazo y/o en la ingle

  • Fiebre

  • Sudoración nocturna

  • Fatiga

  • Pérdida de peso

  • Picazón en la piel

  • Tos o falta de aire

Los síntomas de la enfermedad de Hodgkin pueden parecerse a los de otros trastornos de la sangre o problemas médicos, tales como la gripe u otras infecciones. Siempre consulte con su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la enfermedad de Hodgkin?

Los factores que se entienden como de riesgo para la enfermedad de Hodgkin incluyen:

  • Infección con el virus de Epstein-Barr: la infección del virus de Epstein-Barr, que causa la mononucleosis (también conocida como mono) se encuentra vinculada a la enfermedad de Hodgkin.

  • Infección con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH): las personas infectadas con el virus de VIH, el virus que causa el SIDA, tienen un mayor riesgo a contraer la enfermedad de Hodgkin.

  • La edad: la enfermedad de Hodgkin se produce más a menudo en las personas de entre 15 y 40 años de edad y en las personas mayores de 55 años.

  • El sexo: la enfermedad de Hodgkin es ligeramente más común en los hombres que en las mujeres.

  • Antecedentes familiares: los hermanos y las hermanas de las personas que padecen de la enfermedad de Hodgkin tienen una posibilidad por encima del promedio de desarrollarla.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Hodgkin?

Además de un examen físico y de la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico de la enfermedad de Hodgkin pueden incluir:

  • Exámenes de sangre.

  • Radiografía de tórax. Una prueba de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética para generar imágenes de tejidos internos, huesos y órganos en una placa radiográfica.

  • Tomografía computarizada (también denominada TC o TAC). Un procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de rayos X y tecnología informática para producir imágenes horizontales o axiales (a menudo denominadas "planos") del cuerpo. Una TC muestra imágenes detalladas de las partes del cuerpo, incluidos los huesos, músculos, tejidos grasos y órganos. Las imágenes de una tomografía computarizada muestran muchos más detalles que una radiografía convencional.

  • Imagen por resonancia magnética (IRM). Un procedimiento diagnóstico que utiliza la combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras del interior del cuerpo. Este procedimiento no se utiliza a menudo para la enfermedad de Hodgkin, a menos que el médico crea que existen posibilidades de propagación al cerebro o a la médula espinal.

  • Tomografía por emisión de positrones (TEP). Un tipo de procedimiento de la medicina nuclear. Para este examen, se inyecta azúcar radiactiva en el torrente sanguíneo. Dado que las células cancerosas utilizan más azúcar que las células normales, la radiactividad tiende a acumularse en ellos y puede detectarse con una cámara especial. La imagen de la TEP no es tan detallada como una TAC, pero puede detectar células cancerosas en diferentes partes del cuerpo, incluso las que no pueden detectarse con otros exámenes. Este examen se utiliza generalmente en combinación con una TAC.

  • Biopsias de ganglios linfáticos: se trata de un procedimiento realizado para tomar muestras de tejido o de células del cuerpo para examinarlos bajo un microscopio. La biopsia sirve para confirmar el diagnóstico de la enfermedad de Hodgkin y establecer su tipo.

  • Aspiración de la médula ósea y/o biopsia: se trata de un procedimiento mediante el cual se extrae una pequeña cantidad de líquido de la médula ósea (aspiración) y/o de tejido sólido de la médula (biopsia por punción), generalmente de los huesos de la cadera, a fin de estudiar la cantidad, el tamaño y la madurez de los glóbulos y/o de las células anormales. Este examen sirve para ver si las células cancerosas alcanzaron la médula ósea.

¿Cuáles son los tratamientos para la enfermedad de Hodgkin?

El médico determina el tratamiento específico para la enfermedad de Hodgkin según:

  • Edad, estado general de salud e historia médica del paciente

  • Que tan avanzada se encuentre la enfermedad (etapa) y su ubicación

  • El tipo de enfermedad de Hodgkin

  • Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Las expectativas para la trayectoria de la enfermedad

  • La opinión o preferencia del paciente.

El tratamiento puede incluir:

  • Radioterapia

  • Quimioterapia

  • Anticuerpos monoclonales

  • Dosis elevadas de quimioterapia/radioterapia con trasplante de células madre

Consulte a su médico ante cualquier duda o preocupación que tenga en relación con esta enfermedad.

El linfoma de Hodgkin

El linfoma de Hodgkin o enfermedad de Hodgkin se produce cuando las células del sistema linfático crecen de manera anormal.

Más información

Linfoma no HodgkinNon-Hodgkin Lymphoma

Linfoma no hodgkiniano

¿Qué es el linfoma no hodgkiniano?

El linfoma no hodgkiniano (LNH) es un cáncer en el sistema linfático. La Sociedad Americana contra el Cáncer estima que habrá cerca de 70.000 nuevos casos de linfoma no hodgkiniano en 2013. Aunque el LNH se encuentra entre los cánceres más comunes de la niñez, más del 95 por ciento de los casos se presentan en adultos.

El linfoma no hodgkiniano hace que las células en el sistema linfático se reproduzcan de forma anormal y, finalmente, causa que los tumores se desarrollen. Las células del linfoma no Hodgkin también se pueden propagar a otros órganos.

Existen varios tipos de linfomas no hodgkinianos que se clasifican según los tipos de células en los que comienzan a desarrollarse y la velocidad en la que se propagan.

¿Cuáles son los síntomas del linfoma no hodgkiniano?

Los siguientes son los síntomas más comunes del linfoma no hodgkiniano. Sin embargo, los síntomas pueden variar según el lugar en el que se inicie el linfoma y de qué tipo es; por lo tanto, cada individuo puede experimentar los síntomas de una manera diferente. Los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Inflamación indolora de los nodos linfáticos en el cuello, debajo del brazo y/o en la ingle

  • Fiebre

  • Sudoración nocturna

  • Fatiga

  • Pérdida de peso

  • Picazón en la piel

  • Infecciones recurrentes

  • Hinchazón en el abdomen

  • Hinchazón en la cara y los brazos

  • Tos o falta de aire

Los síntomas del linfoma no hodgkiniano podrían asemejarse a otros trastornos o problemas médicos, como la gripe u otras infecciones.  De hecho, es probable que la causa de muchos de estos síntomas sea algo más que el linfoma. Siempre debe consultar a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cuáles son los factores de riesgo del linfoma no hodgkiniano?

Los factores de riesgo sugeridos para los linfomas no hodgkinianos incluyen:

  • Edades avanzadas

  • Género masculino

  • Deficiencias en el sistema inmune

  • Enfermedades autoinmunes

  • Exposición a la radiación

  • Exposición a químicos, como por ejemplo benceno o herbicidas

  • Transplante de órganos

  • Infecciones con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el virus de la hepatitis C o virus de la leucemia humana de células T/linfoma (HTLV-1)

  • Antecedentes de mononucleosis infecciosa (originada por una infección con el virus de Epstein-Barr)

  • Infección con la bacteria Helicobacter pylori (H. pylori) que se ha determinado como una de las causas de úlceras estomacales

¿Cómo se diagnostica el linfoma no hodgkiniano?

Además de una historia clínica completa y un examen físico, los procedimientos de diagnóstico para el linfoma no hodgkiniano podrían incluir lo siguiente:

  • Análisis de sangre y otros procedimientos evaluativos

  • Biopsia de ganglios linfáticos Un procedimiento llevado a cabo para extraer tejido y células de los nodos linfáticos en el cuerpo para su examinación con un microscopio. Esta prueba es necesaria para confirmar un diagnóstico del linfoma no hodgkiniano.

  • Aspiración de la médula ósea y/o biopsia Un procedimiento que implica extraer una pequeña cantidad de fluido de la médula ósea (aspiración) y/o tejido sólido de la médula ósea (biopsia central), generalmente del hueso coxal para examinar el número, tamaño y madurez de los glóbulos rojos y/o células anormales. Esta prueba podría efectuarse para ver si el linfoma ha alcanzado la médula ósea.

  • Radiografía de tórax Una prueba de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética para generar imágenes de tejidos internos, huesos y órganos en una placa radiográfica. A veces, esta prueba se realiza para ver si el linfoma se propagó en forma de nodos linfáticos en el tórax.

  • Tomografía computada (también denominada TC o TAC) Un procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de rayos X y tecnología informática para producir imágenes (a menudo denominadas "planos") del cuerpo. Una TC muestra imágenes detalladas de las partes del cuerpo, incluidos los huesos, músculos, tejidos grasos y órganos. Las TC son más precisas que las radiografías generales.

  • Imagen por resonancia magnética (también denominada IRM) La IRM utiliza imanes y ondas de radio. La energía proveniente de las ondas de radio genera patrones formados por diferentes tipos de tejidos y enfermedades. Esto genera imágenes transversales detalladas que se observan como planos del cuerpo. Esta prueba es útil para examinar su cerebro y columna vertebral. O bien, pueden utilizarse cuando los resultados de una radiografía o CT no son del todo claros.

  • Ultrasonido (también denominado sonografía) Una técnica de diagnostico por imagen que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para generar imágenes de los vasos sanguíneos, tejidos y órganos. El utrasonido se utiliza para ver el funcionamiento de los órganos internos y evaluar el flujo sanguíneo a través de varios vasos.

  • Tomografía por emisión de positrones (TEP) Un tipo de procedimiento de la medicina nuclear. Para esta prueba, se le inyecta una pequeña cantidad de glucosa radioactiva. Luego, debe recostarse en una camilla que se ingresa a un escáner para TEP que gira a su alrededor y toma imágenes. La utilización de glucosa es un signo de células activas que se dividen rápidamente, como el linfoma. Las imágenes que se obtienen de una TEP no se detallan de manera muy definida como una TC o una IRM, pero pueden mostrar áreas de gran actividad celular en cualquier parte del cuerpo, incluso si no se detectan en otras pruebas. Actualmente, muchos centros médicos tienen máquinas que combinan TEP y TC (escáneres para TEP/TC) que tienen la función de comparar la información de una TEP con la imagen detallada de una TC.

Tratamiento del linfoma no hodgkiniano

Su doctor determinará el tratamiento específico para su linfoma no hodgkiniano de acuerdo con lo siguiente:

  • Su edad, salud general e historia clínica

  • El tipo, ubicación y magnitud de la enfermedad

  • Su tolerancia a medicamentos específicos, procedimientos o terapias

  • Expectativas para el curso de la enfermedad

  • Su opinión o preferencia

El tratamiento puede incluir:

  • Radioterapia

  • Quimioterapia

  • Terapia biológica (inmune)

  • Monitoreo minucioso sin tratamiento activo hasta que el linfoma genera síntomas (para algunos linfomas con crecimiento lento)

  • Cirugías

  • Quimioterapia en dosis altas con transplante de células madre

Linfoma no Hodgkin

El linfoma no-Hodgkin causa tumores que se forman en los ganglios linfáticos en todo el cuerpo, que puede extenderse a la médula ósea y otros órganos.

Más información