Baylor Health Care SystemAbout B

Sirviendo a todas las personas, proporcionando salud personalizada y bienestar mediante una atención médica ejemplar, educación e investigación.

 
Need something? Call us: 1.800.4BAYLOR(1.800.422.9567)
Tamaño del texto
Compartir

Cáncer ginecológico 

Según el Instituto Nacional del Cáncer, más de 71,000 mujeres en los Estados Unidos son diagnosticadas con un cáncer que afecta a los órganos reproductivos cada año. Estos cánceres pueden incluir endometrial, ovárico y cervical, entre otros. Algunos de estos cánceres son más difíciles de detectar y tratar que otros, pero se están haciendo avances para ayudarle si usted enfrenta una de estas enfermedades.

Baylor ofrece un enfoque integral para el diagnóstico y el tratamiento de mujeres con cáncer ginecológico. Los médicos en el personal médico de Baylor trabajan con otros especialistas para tratar y curar a la mujer.

Cervical Cancer: IntroductionCervical Cancer: Introduction

Cáncer de cuello uterino

Ilustración de la anatomía del área pélvica femenina
Haga clic en la imagen para agrandarla

¿Qué es el cuello uterino?

El cuello uterino es la parte inferior y estrecha del útero (matriz) ubicado entre la vejiga y el recto. Se forma un canal que desemboca en la vagina, lo que conduce a la parte exterior del cuerpo.

¿Cuáles son las condiciones precancerígenas del cuello uterino?

Los trastornos precancerígenos del cuello uterino se identifican como células que parecen anormales, pero que no son cancerígenas en ese momento. Sin embargo, el aspecto de estas células anormales podría ser la primera evidencia de cáncer que se desarrolla años más tarde.

Los cambios precancerígenos del cuello uterino generalmente no causan dolor y, en general, no causan ningún síntoma. Se detectan al realizar un examen pélvico o una prueba de Papanicolaou.

Las lesiones intraepiteliales escamosas (SIL) es un término que se refiere a los cambios anormales en las células en la superficie del cuello uterino:

  • Escamosas. Estas células son las células planas que se encuentran en la superficie (del cuello del útero)

  • Intraepitelial. Esto significa que las células anormales sólo están presentes en la capa superficial de las células

  • Lesión. Esto se refiere a un área de tejido anormal

Según el Instituto Nacional del Cáncer, los cambios en estas células se pueden dividir en 2 categorías:

  • SIL de grado bajo. Esto se refiere a los cambios tempranos en el tamaño, forma, y el número de células que forman la superficie del cuello uterino. Ellos pueden desaparecer por sí solos, o bien, con el tiempo, pueden crecer o volverse anormales, formando una lesión de alto grado.
    Estos cambios también pueden ser llamados displasia leve o neoplasia intraepitelial cervical 1 (CIN 1).

  • SIL de alto grado. Esto significa que hay un gran número de células precancerígenas, y, como SIL de grado bajo, estos cambios implican sólo las células en la superficie del cuello uterino. Las células con frecuencia no se vuelven cancerígenas por muchos meses, tal vez años, pero sin tratamiento, se convertirán en cáncer.
    Las lesiones de alto grado también se pueden llamar displasia moderada o severa, CIN 2 ó 3 o carcinoma in situ.

¿Qué es cáncer del cuello uterino?

Si las células anormales en la superficie del cuello uterino se extienden más profundamente en el cuello del útero, o a otros tejidos u órganos, la enfermedad se llama entonces cáncer cervical o cáncer del cuello uterino invasivo. El cáncer del cuello uterino es más frecuente en las mujeres menores de 50 años de edad. Es diferente del cáncer que comienza en otras partes del útero y requiere un tratamiento diferente. La mayoría de los cánceres cervicales son carcinomas de células escamosas y adenocarcinomas.

Las tasas de mortalidad por cáncer cervical han disminuido drásticamente ya que las pruebas de Papanicolaou se han vuelto más frecuentes. Según la Sociedad Americana del Cáncer alrededor de 12.340 casos de cáncer cervical invasivo serán diagnosticados en los EE.UU. durante el año 2013. Algunos investigadores estiman que el cáncer cervical no invasivo (también conocido como carcinoma in situ) es casi 4 veces más común que el cáncer invasivo del cuello uterino.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de cuello uterino?

Los siguientes son los factores de riesgo que se sugieren en relación al cáncer de cuello uterino:

  • Infección con el virus del papiloma humano (VPH). El VPH es la causa de casi todos los cánceres de cuello uterino. La infección por VPH es más a menudo el resultado de relaciones sexuales sin protección.

  • No realizar pruebas de Papanicolaou con regularidad. El cáncer cervical es más común en las mujeres que no tienen pruebas de Papanicolaou con regularidad. Las pruebas de Papanicolaou ayudan a los médicos a encontrar las células anormales. Estas células luego se pueden quitar, que por lo general previene el cáncer de cuello de útero.

  • Infección por VIH u otras afecciones médicas que debilitan el sistema inmunológico del cuerpo. El VIH es el causante del SIDA, y puede aumentar el riesgo de cáncer de cuello uterino. Tomar ciertos medicamentos que suprimen el sistema inmune también aumenta el riesgo de cáncer de cuello uterino.

  • Fumar. Las mujeres que fuman tienen casi el doble de probabilidades que las no fumadoras a tener cáncer de cuello uterino.

  • Dieta. Las mujeres con dietas bajas en frutas y verduras y las que tienen sobrepeso tienen un mayor riesgo de cáncer de cuello uterino.

  • Infección llamada “clamidiosis” (Chlamydia). Algunos estudios han visto un mayor riesgo de cáncer de cuello uterino en las mujeres cuyos resultados de las pruebas de sangre muestran evidencia de infección por clamidia pasado o actual, en comparación con las mujeres que tienen resultados normales. La clamidiosis se transmite por contacto sexual.

  • El uso de píldoras anticonceptivas durante mucho tiempo. El uso de píldoras anticonceptivas durante 5 o más años puede aumentar ligeramente el riesgo de cáncer de cuello uterino, pero el riesgo disminuye cuando las mujeres dejan de usar las píldoras anticonceptivas.

  • Tener muchos hijos. Los estudios sugieren que dar a luz a 3 o más hijos puede aumentar ligeramente el riesgo de cáncer cervical en mujeres con infecciones por el VPH.

  • Tener relaciones sexuales antes de los 18.

  • Tener muchas parejas sexuales y tener parejas que han tenido ellos mismos muchas parejas.

  • Primer embarazo a término a una edad temprana. Las mujeres que tenían menos de 17 años cuando tuvieron su primer embarazo a término son casi 2 veces más propensas a contraer cáncer de cuello uterino en la vida que las mujeres que esperaron hasta que tenían 25 años o más para quedar embarazada.

  • Probreza. Muchas mujeres de bajos ingresos que no tienen acceso a servicios adecuados de atención médica, incluyendo las pruebas de Papanicolaou. Así que no son examinadas o tratadas para lesiones precancerígenas de cuello uterino.

  • Antecedentes familiares de cáncer de cuello uterino. Este tipo de cáncer puede encontrarse en algunas familias. La probabilidad de una mujer de desarrollarlo son de 2 a 3 veces mayor si su madre o hermana tuvieron cáncer de cuello uterino que si nadie en su familia tenía.

  • Dietilestilbestrol (DES). DES es un medicamento que se usó para prevenir el aborto involuntario entre 1940 y 1971. Las mujeres cuyas madres tomaron DES durante el embarazo de ellos desarrollan este tipo de cáncer más de lo que normalmente se esperaría. El riesgo parece ser más alto en las mujeres cuyas madres tomaron el medicamento durante sus primeras 16 semanas de embarazo. (La FDA detuvo el uso de DES durante el embarazo en el año 1971.)

¿Se puede prevenir el cáncer de cuello uterino?

La detección temprana de los problemas cervicales es la mejor manera de prevenir el cáncer de cuello uterino. Exámenes pélvicos anuales de rutina y exámenes de Papanicolaou pueden detectar condiciones precancerígenas que frecuentemente pueden ser tratadas antes de que se desarrolle el cáncer. El cáncer invasivo si este ocurre probablemente se encontraría en una fase anterior. Los exámenes pélvicos y pruebas de Papanicolaou son usados ​​para determinar si hay problemas cervicales. Las mujeres que tienen 21 años o más deben hacerse chequeos regulares, incluyendo un examen pélvico y una prueba de Papanicolaou.

Según el National Institutes of Health:

Un examen pélvico y un Papanicolau permiten al médico detectar cambios anormales en el cuello uterino. Si una infección está presente, es tratada y el Papanicolau se repite en un momento posterior. Si el examen o el Papanicolau sugieren algo diferente a una infección, el Papanicolau se repite y se realizan otras pruebas para determinar el problema.

Las mujeres que han tenido una histerectomía (cirugía para extirpar el útero, incluyendo el cuello uterino) deberían consultar con su médico acerca de los exámenes pélvicos y pruebas de Papanicolaou.

Dado que han descubierto que ciertas cepas de VPH causan la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino, los esfuerzos de investigación se han centrado en el desarrollo de una vacuna contra el VPH. Se han aprobado dos vacunas contra el VPH:

  • Gardasil protege contra 4 tipos de la virus VPH: 2 tipos de virus que causan la mayoría de los cánceres de cuello uterino, y el 2 que causan el 90% de las verrugas genitales. Protege contra otros tipos de cáncer causados ​​por el VPH, también, como el cáncer y lesiones precancerosas de la vagina, la vulva y el ano.

  • Cervarix protege contra los 2 tipos del virus VPH que causan la mayoría de los cánceres de cuello uterino. Protege también contra el cáncer anal.

Estas vacunas sólo pueden utilizarse para prevenir ciertos tipos de infección por VPH antes de que una persona está infectada. No pueden usarse para tratar una infección por VPH existente.

Ambas vacunas se administran como una serie de 3 inyecciones durante un período de 6 meses. Para ser más efectiva, una de las vacunas se debe dar antes de que una persona llegue a ser sexualmente activa.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de cuello de útero?

Los síntomas del cáncer de cuello uterino usualmente no aparecen hasta que las células cervicales anormales se vuelven cancerosas e invaden el tejido cercano:

  • El síntoma más común es el sangrado anormal, que puede:

    • Iniciar y parar entre los periodos menstruales regulares.

    • Ocurrir después de las relaciones sexuales, los lavados vaginales o un examen pélvico.

  • Otros síntomas pueden ser:

    • Sangrado menstrual más pesado, que puede durar más de lo normal

    • Sangrado después de la menopausia

    • Aumento del flujo vaginal

    • Dolor durante las relaciones

Los síntomas del cáncer de cuello uterino pueden parecerse a los de otras afecciones o problemas médicos. Consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de cuello uterino?

Cuando se encuentran problemas cervicales durante un examen pélvico, o se encuentran células anormales por medio de una prueba de Papanicolaou, se puede realizar una biopsia de cuello uterino.

Hay varios tipos de biopsias de cuello uterino que pueden usarse para diagnosticar el cáncer de cuello de útero, y algunos de estos procedimientos que pueden eliminar completamente las áreas de tejido anormal también se pueden usar para el tratamiento de las lesiones precancerígenas. Algunos procedimientos de las biopsias únicamente requieren anestesia local, mientras que otros requieren anestesia general. Varios tipos de biopsias de cuello uterino incluyen:

  • Procedimiento de extirpación electroquirúrgico de lazo (LEEP). Un procedimiento que usa un aro de alambre eléctrico delgado para obtener un pedazo de tejido para que pueda ser examinado bajo un microscopio.

  • Colposcopia. Un procedimiento que utiliza un instrumento con lentes de aumento, llamado colposcopio, para examinar el cuello uterino para detectar anomalías. Si se encuentra tejido anormal, se realiza una biopsia (biopsia colposcópica).

  • Curetaje endocervical (ECC). Un procedimiento que utiliza un instrumento estrecho llamado cureta para raspar el revestimiento del canal endocervical. Este tipo de biopsia suele completarse con la biopsia colposcópica.

  • Biopsia de cono (también llamado conización). Una biopsia que consiste en extraer una pieza en forma de cono más grande de tejido del cuello del útero mediante el procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa o el cono biopsia con bisturí frío. El procedimiento de biopsia de cono puede ser utilizado como un tratamiento para lesiones precancerígenas y cánceres tempranos.

  • Prueba de ADN del VPH. Una prueba que detecta la presencia de la infección por VPH cervical. Las células se recogen como si fueran para una prueba normal de Papanicolaou, pero no es un sustituto de la prueba de Papanicolau. La prueba de ADN del VPH puede ser utilizado como prueba de detección para mujeres mayores de 30 o para las mujeres con resultados anormales en la prueba de Papanicolaou ligeramente para determinar si es necesario realizar más pruebas o tratamientos.

  • Conización quirúrgica. Un procedimiento en el que se utiliza un láser o un bisturí quirúrgico para extraer un pedazo de tejido del cuello uterino para un examen más detallado. Este procedimiento requiere el uso de anestesia general.

Tratamiento del cáncer de cuello uterino

El tratamiento específico para el cáncer de cuello uterino será determinado por su médico según lo siguiente:

  • Su estado general de salud y su historia clínica

  • La gravedad de la enfermedad

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Sus expectativas respecto de la evolución de la enfermedad

  • Su opinión o preferencia

El tratamiento puede incluir:

  • Cirugía, que incluye:

    • Criocirugía. El uso de nitrógeno líquido, o una sonda que está muy fría, para congelar y matar las células cancerígenas.

    • Cirugía láser. El uso de un potente haz de luz, el cual puede dirigirse a partes específicas del cuerpo sin hacer una incisión grande para destruir las células anormales.

    • Histerectomía. La cirugía para extirpar el útero, incluso el cuello uterino. En algunos casos, una histerectomía puede ser necesaria, sobre todo si se encuentran células anormales dentro de la abertura del cuello uterino

  • Radioterapia.

  • Quimioterapia

LEEP o conización también se pueden usar para extirpar tejido anormal.

Cáncer cervical

El cáncer cervical se produce en el cuello del útero, que se encuentra en la parte inferior del útero. Es causado por varios tipos del virus del papiloma humano (VPH) que se propaga a través del contacto sexual.

Más información

Ovarian Cancer: Tests After DiagnosisOvarian Cancer: Tests After Diagnosis

Cáncer de ovario: exámenes después del diagnóstico

¿Qué exámenes podrían hacerme después de recibir el diagnóstico?

Ilustración de la anatomía del área pélvica femenina
Haga clic en la imagen para ampliarla.

Si los análisis y los exámenes iniciales sugieren enfáticamente que usted tiene cáncer de ovario, probablemente le realizarán otros estudios. Estos ayudan a sus proveedores de atención médica a tener más información sobre su cáncer. Pueden ayudar a saber si el cáncer creció hasta zonas cercanas o si se extendió a otras partes de su cuerpo. Los resultados de los estudios ayudan a sus proveedores de atención médica a decidir las mejores maneras de tratar el cáncer. Si usted tiene alguna pregunta sobre estos u otros estudios, asegúrese de hablar del tema con su equipo de atención médica.

Los estudios que podrían hacerle incluyen:

  • Radiografía de pecho

  • Tomografía por emisión de positrones (PET)

  • Colonoscopia

  • Laparoscopia

Diagnóstico por imágenes

Radiografía de pecho

Este examen se hace para determinar si el cáncer se extendió a sus pulmones.

Tomografía por emisión de positrones

Este estudio se usa para buscar cáncer en todo su cuerpo. Su proveedor de atención médica coloca una cantidad pequeña de azúcar radiactiva en su sangre. Lo hace por medio de una aguja en una de las venas de su brazo o mano. Pasada aproximadamente una hora, las células activas de su cuerpo que necesitan mucha energía captan ese elemento radiactivo. Esto incluye a las células cancerosas. Luego una cámara especial explora su cuerpo para detectar las acumulaciones de esa azúcar. Estas aparecen como “puntos calientes” en la exploración y pueden ser un signo de cáncer.

Colonoscopia

Para realizar este estudio, se lo dormirá profundamente. Su proveedor de atención médica introducirá un tubo largo e iluminado en su recto y colon. La colonoscopia se usa para observar si el cáncer se ha extendido al colon o el recto, o si el cáncer podría haber comenzado en el propio colon.

Laparoscopia

Se lo dormirá profundamente para realizar este estudio. Su proveedor de atención médica hará luego una incisión pequeña en su abdomen. Después colocará un tubo largo y delgado a través del corte. Este tubo envía imágenes al monitor de una computadora. Esto le permite a su proveedor de atención médica observar cuidadosamente sus ovarios y el interior de su abdomen. En casos poco frecuentes, su proveedor de atención médica puede usar herramientas pequeñas que pasan por el tubo para extraer muestras de tejidos si observa puntos que posiblemente tengan cáncer. Este estudio ayuda a su proveedor de atención médica a observar si el cáncer se extendió y qué tanto.

Colabore con su proveedor de atención médica

Su proveedor de atención médica hablará con usted sobre los estudios que tendrá que hacerse. Asegúrese de prepararse para estos según las indicaciones. Haga preguntas y hable sobre cualquier preocupación que tenga. 

Cáncer de ovario

El cáncer de ovario se produce en los ovarios, los órganos reproductores femeninos que producen óvulos. Por lo general se presenta en mujeres mayores de 50 años, aunque puede afectar a mujeres más jóvenes también.

Más información

Cáncer uterino

El cáncer uterino (endometrial) es un cáncer que se produce en el útero, un órgano reproductor femenino importante .

Más información

Vaginal CancerVaginal Cancer: Diagnosis

Cáncer vaginal

Ilustración de la anatomía del área pélvica femenina
Haga clic en la imagen para agrandarla

¿Qué es la vagina?

La vagina es el paso a través del cual el líquido sale del cuerpo durante los períodos menstruales. También se llama canal de parto. La vagina conecta el cuello uterino (la abertura de la matriz, o útero) y la vulva (genitales externos).

¿Qué es el cáncer vaginal?

El cáncer de la vagina, una clase rara de cáncer en mujeres, es una enfermedad en la cual células malignas (cancerosas) se encuentran en los tejidos de la vagina. Según la Sociedad Americana del Cáncer, alrededor de 2.890 casos de cáncer vaginal serán diagnosticados en los EE.UU. en 2013.

Existen diversos tipos de cáncer de vagina. Los 2 más comunes son:

  • Cáncer de células escamosas (carcinoma escamoso):

    • El carcinoma escamoso es más frecuente en mujeres mayores de 60 años de edad, y representa alrededor del 70% de todos los cánceres vaginales.

  • Adenocarcinoma:

    • El adenocarcinoma es más frecuente en mujeres mayores de 50 años de edad y representa alrededor del 15% de todos los cánceres vaginales.

    • Una forma rara de cáncer llamado adenocarcinoma de células claras resultados derivados del uso de la droga DES (dietilestilbestrol) administrado a mujeres embarazadas entre 1940 y 1971 para prevenir los abortos espontáneos. Se presenta con mayor frecuencia en las hijas de las mujeres que tomaron DES.

Otros tipos de cáncer vaginales

Otros tipos menos comunes de cáncer que se pueden encontrar en la vagina incluyen:

  • Melanoma maligno:

  • Leiomiosarcoma

  • Rabdomiosarcoma

  • Los cánceres que se originan en otros órganos (como el cuello del útero y el recto) y se extienden a la vagina

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer vaginal?

Los siguientes son los factores de riesgo que se sugieren en relación al cáncer vaginal:

  • La edad. Casi la mitad de los casos son en mujeres de 70 años o más.

  • Exposición a dietilestilbestrol (DES) como un feto (la madre tomó DES durante el embarazo)

  • Antecedentes familiares de cáncer vaginal

  • Antecedentes familiares de enfermedades precancerígenas de cuello uterino

  • Infección por el virus del papiloma humano (HPV)

  • Infección de SIDA

  • Adenosis vaginal

  • Irritación vaginal

  • Fumar.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer vaginal?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de cáncer vaginal. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Sangrado o secreción no relacionados con los períodos menstruales

  • Dificultad o dolor al orinar.

  • Dolor durante las relaciones

  • Dolor en la zona pélvica

  • Estreñimiento

  • Una masa que se puede palpar

Incluso si una mujer ha tenido una histerectomía, tiene todavía probabilidades de desarrollar cáncer vaginal. Los síntomas del cáncer vaginal pueden parecerse a los de otras afecciones o problemas médicos. Consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de vaginal?

Hay varias pruebas que se usan para diagnosticar el cáncer vaginal, incluyendo:

  • El examen pélvico de la vagina y otros órganos en la pelvis. Esto se hace para verificar si hay tumores, nódulos o masas.

  • Colposcopia. Un procedimiento que utiliza un instrumento con lentes de aumento, llamado colposcopio, para examinar el cuello uterino y la vagina para detectar anomalías. Si se encuentra tejido anormal, se realiza una biopsia (llamada biopsia colposcópica).

  • Prueba de Papanicolaou (también llamada frotis de papanicolau).  Una prueba que incluye el examen microscópico de las células recogidas del cuello uterino, usado para detectar cambios que pueden ser cancerosos o pueden llevar al cáncer y para diagnosticar las condiciones no cancerosas, como infecciones o inflamaciones.

  • Tomografía computarizada (también llamada escáner CT o CAT, por sus siglas en inglés). Este procedimiento de diagnóstico por imagen utiliza una combinación de radiografías y tecnología informática para obtener imágenes horizontales o axiales (llamadas también "cortes") del cuerpo. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas del cuerpo, incluyendo los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. Las tomografías computadas muestran más detalles que las radiografías generales.

  • Resonancia magnética (MRI, por su sigla en inglés). Procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo.

  • Tomografía por emisión de positrones (PET). Glucosa etiquetado radiactivo (azúcar) se inyecta en el torrente sanguíneo. Los tejidos que usan la glucosa más que la mayoría de los tejidos normales (como tumores) pueden ser detectados por una máquina de escaneo. El PET puede ser utilizado para encontrar tumores pequeños o para comprobar si el tratamiento para un tumor conocido está funcionando.

  • Biopsia. Un procedimiento en el que se extraen muestras de tejido de la vagina para examinarlas bajo el microscopio; para determinar si existen células cancerosas o anormales. El diagnóstico de cáncer se confirma únicamente por biopsia.

Tratamiento del cáncer vaginal

El tratamiento específico para el cáncer vaginal será determinado por su médico según lo siguiente:

  • Su estado general de salud y su historia clínica

  • La gravedad de la enfermedad

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Sus expectativas respecto de la evolución de la enfermedad

  • Su opinión o preferencia

En general, hay 3 tipos de tratamiento disponibles para los pacientes con afecciones cancerosas o precancerosas de la vagina:

  • Cirugía, que incluye:

    • La cirugía con láser para extirpar el cáncer, incluyendo el LEEP (Procedimiento electroquirúrgica de lazo)

    • La escisión local para extirpar el cáncer

    • Vaginectomía para extirpar toda o parte de la vagina

    • Histerectomía total

  • Quimioterapia (tópica)

  • Radioterapia.

Cáncer vaginal

El cáncer de la vagina es poco frecuente y por lo general se presenta en mujeres mayores de 60 años. Una infección del virus del papiloma humano (VPH) también puede aumentar sus probabilidades de desarrollar cáncer vaginal.

Más información

Vulvar Cancer: Treatment QuestionsVulvar Cancer: Treatment Questions

Cáncer vaginal: preguntas sobre el tratamiento

Hablar con los proveedores de atención médica sobre el cáncer puede ser abrumador. Puede ser difícil digerir toda la información. Sin embargo, estar preparada ayuda. Haga una lista de preguntas y llévela a sus citas. Escriba las respuestas en un cuaderno. Asegúrese de preguntar en qué medida el tratamiento cambiará su vida diaria, incluso su dieta, y cómo se verá y sentirá después del tratamiento. Pregunte cuánto éxito se espera que tenga el tratamiento, y cuáles son sus riesgos y posibles efectos secundarios. Probablemente usted también desee pedirle a un amigo o a un familiar que la acompañe. Esta persona puede tomar notas y escribir las respuestas, y también puede hacer preguntas que tal vez a usted no se le ocurran. Usted también puede pedirle permiso a su proveedor de atención médica para grabar la conversación.

Debajo encontrará algunas preguntas que puede hacer en sus citas.

Cómo tomar decisiones sobre un tratamiento

  • ¿Qué tipo de cáncer vaginal tengo?

  • ¿Cuál es el grado y el estadio de mi cáncer?

  • ¿El cáncer se extendió a algún otro lugar de mi cuerpo?

  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?

  • ¿Qué tratamiento cree que es mejor para mí? ¿Por qué?

  • ¿Qué efectos secundarios podría tener?

  • ¿Cuánto tiempo durarán?

  • ¿El tratamiento afectará mi vida sexual? ¿Cómo? ¿Por cuánto tiempo?

  • ¿Podré tener hijos después del tratamiento?

  • ¿Cuáles son los objetivos del tratamiento que me está recomendando?

  • ¿Cuál es el índice de éxito de este tratamiento para mi tipo y estadio de cáncer vaginal?

  • ¿Cuál es la expectativa de vida de una persona que tiene mi estadio de cáncer y que está recibiendo este tratamiento?

  • ¿Existe algún ensayo clínico en el que me pueda inscribir para participar?

  • ¿Mi seguro de salud cubrirá el tratamiento?

  • ¿Tendré que pagar algún costo?

Preparación para el tratamiento

  • ¿Qué puedo hacer para prepararme para el tratamiento?

Cirugía:

  • ¿Tendré que permanecer en el hospital? ¿Por cuánto tiempo?

  • ¿Cuánto tiempo durará la cirugía?

  • ¿Qué hará durante la cirugía?

  • ¿Tendrá que extraer ganglios linfáticos?

  • ¿Cómo será la recuperación? ¿Cuánto tiempo tardará?

Quimioterapia o radiación:

  • ¿Cuál será la duración total del tratamiento?

  • ¿Cuánto tiempo durará cada sesión de tratamiento?

  • ¿A dónde tengo que ir para hacerme el tratamiento?

  • ¿Quién me aplicará el tratamiento?

  • ¿Es necesario que alguien me acompañe durante las sesiones de tratamiento?

  • ¿Puedo tomar mis otros medicamentos durante el tratamiento?

Cómo hacerle frente al tratamiento

  • ¿Es necesario que lo llame si se presentan ciertos efectos secundarios?

  • ¿Cómo me comunico con usted después de su horario de atención y durante los fines de semana?

  • ¿Qué puedo hacer para aliviar los efectos secundarios?

  • ¿Debo cambiar mi dieta? ¿Qué alimentos no puedo comer?

  • ¿Podré ir a trabajar y estar con mi familia?

  • ¿Existen grupos de apoyo cercanos en los que pueda participar?

Después del tratamiento

  • ¿Cómo me voy a sentir después del tratamiento?

  • ¿Cómo se verá y funcionará mi cuerpo después del tratamiento?

  • ¿Qué tipo de controles necesitaré después del tratamiento?

  • ¿A quién tendré que consultar para mis visitas de control?

  • ¿A qué efectos secundarios a largo plazo necesito estar atenta?

  • ¿Cómo sabré si el tratamiento funcionó?

  • ¿Cuál es el riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer?

 

Cáncer vulvar

El cáncer vulvar es el cáncer de la vulva, los genitales externos de la mujer. Esta es una forma muy rara de cáncer.

Más información