Baylor Health Care SystemAbout B
 
¿Necesita algo? Llámenos al: 1.800.4BAYLOR(1.800.422.9567)
Tamaño del texto:

Cáncer urológico 

Los cánceres urológicos pueden ocurrir en cualquier órgano del sistema urológico y del sistema reproductivo masculino. Estos pueden incluir el cáncer de riñón, cáncer de próstata y cáncer testicular. Cada tipo de cáncer tiene diferentes síntomas y tratamientos y afecta a diferentes grupos de la población con una frecuencia variable.

Cáncer de RiñónKidney Cancer

Cáncer de riñón

Ilustración de la anatomía del riñón
Haga clic sobre la imagen para ampliar

¿Qué es el cáncer de riñón?

A la mayoría de los tumores malignos se los nombra según la parte del cuerpo en la cual se originan, y el cáncer de riñón no es una excepción. El cáncer de riñón se origina en los riñones, dos órganos grandes con forma de frijoles ubicados uno a la derecha y el otro a la izquierda de la columna vertebral. La palabra latina para "riñón" es "renal", y el cáncer de riñón también puede denominarse "cáncer renal".

Según la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) aproximadamente 65.000 personas en los Estados Unidos serán diagnosticados con cáncer renal y pélvico-renal en el 2012. Al tipo más común se lo conoce como "cáncer de células renales". La información a continuación refiere al cáncer de células renales.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de células renales?

Se desconoce la causa exacta del cáncer de células renales. Sin embargo, hay ciertos factores de riesgo relacionados con el mismo. Según la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS) los factores de riesgo son los siguientes:

  • Fumar. Fumar aumenta el riesgo de cáncer de riñón. El riesgo parece estar relacionado con la proporción fumada.

  • Amianto. Los estudios muestran que hay relación entre la exposición al amianto y el cáncer de riñón.

  • Cadmio. Puede existir relación entre la exposición al cadmio y el cáncer de riñón. El cadmio puede aumentar el efecto cancerígeno del tabaco.

  • Antecedentes familiares. Los antecedentes familiares de cáncer de riñón aumentan el riesgo de la persona.

  • Sexo. Los hombres tienen el doble de probabilidades que las mujeres de desarrollar cáncer de células renales.

  • Síndrome de Von Hippel-Lindau. Enfermedad causada por la mutación de un gen que aumenta las probabilidades de desarrollar cáncer de células renales.

  • Síndrome de Birt-Hogg-Dubé. Los pacientes que tengan esta enfermedad son más propensos a desarrollar cáncer de células renales.

  • Otros síndromes hereditarios. Es más probable que los pacientes con carcinoma hereditario de células renales papilares, leiomiomatosis hereditaria y cáncer de células renales y oncocitoma renal hereditario desarrollen cáncer de riñón.

  • Obesidad. La obesidad aumenta el riesgo de la persona de padecer cáncer de riñón.

  • Enfermedad renal avanzada. Los pacientes con enfermedad renal avanzada que han estado en diálisis durante un periodo prolongado pueden desarrollar cáncer de células renales.

  • Presión arterial alta. Los pacientes que tienen presión arterial alta podrían presentar un riesgo mayor de cáncer de riñón.

  • Diuréticos. Los medicamentos que eliminan el exceso de fluidos en el organismo han sido relacionados con el cáncer de riñón, aunque aún esto no se ha comprobado.

  • Raza. Los individuos afroamericanos corren un riesgo ligeramente superior de tener cáncer de riñón.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de riñón?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del cáncer renal. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Sangre en la orina

  • Pérdida de peso rápida e inexplicable

  • Dolor en la parte baja de la espalda (que no se deba a una lesión)

  • Pérdida de apetito

  • Hinchazón de los tobillos y las piernas

  • Masa o bulto en el lateral o la parte baja de la espalda

  • Fatiga

  • Fiebre recurrente (que no se deba a un catarro o gripe)

  • Presión arterial alta (menos frecuente)

  • Anemia (menos frecuente)

  • Dolor constante en los costados

Los síntomas del cáncer renal pueden parecerse a los de otras enfermedades o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de riñón (cáncer de células renales)?

Además del examen físico y la historia clínica completa, los procedimientos para diagnosticar el cáncer de riñón pueden incluir los siguientes:

  • Exámenes de laboratorio de sangre y orina.

  • Pielografía intravenosa (IVP, por sus siglas en inglés). Una serie de radiografías de los riñones, uréteres y vejiga tras inyectar un medio de contraste en la vena para detectar tumores, anomalías, cálculos en los riñones o cualquier obstrucción y para evaluar el flujo sanguíneo renal.

  • Angiografía renal (arteriografía renal). Serie de radiografías de los vasos sanguíneos renales, tomadas tras inyectar un medio de contraste a través de un catéter introducido en los vasos sanguíneos del riñón para detectar cualquier signo de obstrucción o anomalías que afecten el suministro de sangre a los riñones.

  • Otros exámenes por imágenes (que muestran las diferencias entre los tejidos sanos y los enfermos), pueden incluir los siguientes:

    • Tomografía computarizada (también llamada TC o TAC). Un procedimiento de rayos X no invasivo que toma imágenes de cortes transversales del cerebro o de otros órganos internos para detectar anomalías que no aparecerían en una radiografía común.

    • Imágenes por resonancia magnética (IRM). Un procedimiento no invasivo que utiliza ondas de radio e imágenes muy potentes para producir vistas bidimensionales muy detalladas de un órgano o estructura interna, especialmente del cerebro y la médula espinal.

    • Ultrasonido (también llamado "sonografía").Técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de los vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Los ultrasonidos se utilizan para visualizar los órganos internos mientras funcionan, y para evaluar el flujo sanguíneo a través de los diferentes vasos.

    • Radiografía de tórax. Una prueba de diagnóstico que utiliza energía electromagnética invisible para producir imágenes de tejidos internos, huesos y órganos en una película.

    • Gammagrafía ósea. Un método de imágenes nucleares para evaluar cualquier cambio degenerativo o artrítico en las articulaciones para detectar enfermedades de los huesos y tumores con el objeto de determinar la causa del dolor o inflamación de los huesos.

Según los resultados de otros exámenes y procedimientos, podría ser necesario hacer una biopsia. La biopsia es un procedimiento en el cual se obtiene una muestra del tumor y se envía al laboratorio para que la examine un patólogo.

¿Cuál es el tratamiento para el cáncer de riñón?

El médico determinará el tratamiento específico basado en lo siguiente:

  • Edad, estado de salud general e historia clínica

  • Qué tan avanzada está la enfermedad

  • Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Expectativas para la evolución de la afección

  • Opinión o preferencia del paciente

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Cirugía. La cirugía para extirpar el riñón se llama "nefrectomía" y es el tratamiento más común para el cáncer de riñón. Los siguientes procedimientos son los diferentes tipos de nefrectomía:

    • Nefrectomía radical. Se extirpa todo el riñón junto con la glándula adrenal, el tejido que rodea al riñón y algunas veces los nódulos linfáticos del área.

    • Nefrectomía simple. Solo se extirpa el riñón.

    • Nefrectomía parcial. Solo se extirpa la parte del riñón que contiene el tumor.

    El otro riñón generalmente es capaz de realizar la función de ambos riñones.

  • Terapia de radiación o radioterapia. La terapia de radiación utiliza rayos X de alta energía para eliminar las células cancerosas y algunas veces también se usa para aliviar el dolor cuando el cáncer de riñón se ha diseminado hacia el hueso.

  • Terapia dirigida. La terapia dirigida utiliza fármacos que atacan partes específicas de las células cancerosas. Estos medicamentos funcionan de forma diferente a los que se utilizan para la quimioterapia estándar y, con frecuencia, tienen efectos adversos menos severos. Generalmente se utilizan como el primer tratamiento contra el cáncer renal avanzado. Algunos ejemplos son: sunitinib (Sutent), sorafenib (Nexavar), temsirolimus (Torisel), everolimus (Afinitor), bevacizumab (Avastin) y pazopanib (Votrient).

  • Terapia biológica (también conocida como inmunoterapia). La terapia biológica es un tratamiento que utiliza el sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer.

  • Quimioterapia. La quimioterapia es la utilización de medicamentos para eliminar las células cancerosas. Desafortunadamente, el cáncer renal con frecuencia es resistente a los medicamentos para quimioterapia.

  • Embolización arterial. La embolización arterial es un procedimiento mediante el cual se inyectan pequeñas porciones de una esponja especial de gelatina u otro material a través de un catéter para obstruir el vaso sanguíneo renal principal. Este procedimiento contrae el tumor al privarlo de la sangre que transporta oxígeno y otras sustancias necesarias para su crecimiento. Este procedimiento también puede usarse antes de una operación para que el procedimiento quirúrgico sea más fácil o para aliviar el dolor cuando no se puede extirpar el tumor.

Si usted o un familiar han sido diagnosticados con cáncer renal, deberían considerar obtener una segunda opinión. De hecho, algunas compañías de seguro requieren una segunda opinión para tales diagnósticos. Según la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS), es poco frecuente que el tiempo que le lleve obtener una segunda opinión pudiera tener un impacto negativo en su tratamiento. La tranquilidad que otorga una segunda opinión valdrá la pena el esfuerzo. 

Cáncer de riñón

El cáncer de riñón empieza pequeño y puede estar presente en uno o ambos riñones. Por lo general, se encuentra después de que ha crecido, pero a menudo antes de que se haya propagado a otros órganos.

Más información

Cáncer TesticularTesticular Cancer

Cáncer de testículo

¿Qué son los testículos?

Los testículos son las glándulas del sexo masculino y son parte del sistema reproductor del hombre. A los testículos también se los llama testes o gónadas. Están situados detrás del pene en una bolsa de piel llamada escroto.

Ilustración de la anatomía del tracto reproductor masculino
Hacer clic en la imagen para ampliar

Los testículos producen espermatozoides y varias hormonas masculinas, incluso la testosterona. Las hormonas controlan el desarrollo de los órganos reproductores, así como también otras características masculinas — vello corporal y facial, voz grave y hombros anchos.

¿Qué es el cáncer de testículo?

Al cáncer que se desarrolla en un testículo se lo conoce como cáncer de testículo. La Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society) calcula que en el 2012 cerca de 8 590 nuevos casos de cáncer de testículo serán diagnosticados en los EE. UU. Alrededor de 360 hombres morirán de cáncer de testículo en el 2012.

El cáncer de testículo es una de las formas de cáncer que tiene cura.

Cuando el cáncer de testículo se propaga, las células cancerosas son transportadas por la sangre o por la linfa, un líquido casi incoloro producido por los tejidos en todo el cuerpo. El líquido pasa a través de los ganglios linfáticos, que filtran las bacterias y otras sustancias anómalas, tales como las células cancerosas.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de testículo?

A continuación se enumeran los síntomas de cáncer de testículo más comunes. Sin embargo, cada persona puede presentar síntomas diferentes:

  • Un bulto en cada testículo, que suele no ser doloroso

  • Aumento del tamaño de un testículo

  • Sensación de pesadez en el escroto

  • Dolor sordo en la parte inferior del abdomen o en la ingle

  • Acumulación repentina de líquido en el escroto

  • Dolor o molestia en un testículo o en el escroto

Los síntomas de cáncer de testículo se pueden asemejar a otras afecciones o problemas médicos. Siempre consulte el diagnóstico con su médico.

¿Qué causa el cáncer de testículo?

Se desconoce la verdadera causa del cáncer de testículo. Sin embargo, existe un gran número de factores que aumentan el riesgo de tener esta enfermedad.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de testículo?

Las investigaciones demuestran que algunos hombres son más propensos que otros a desarrollar cáncer de testículo. Los posibles factores de riesgo son los siguientes:

  • Edad. Cerca de la mitad de todos los hombres con cáncer de testículo tienen entre 20 y 34 años.

  • Criptorquidia. Es cuando uno o ambos testículos no descendieron.

  • Antecedentes familiares

  • Antecedente personal de cáncer en el otro testículo

  • Raza y origen étnico. La tasa de cáncer de testículo es más alta en personas de raza blanca que en otras.

  • Infección por el VIH (HIV por sus siglas en inglés)

¿Puede prevenirse el cáncer de testículo?

Actualmente, no existe una forma clara de prevenir la enfermedad porque:

  • Existen pocas causas conocidas de la enfermedad.

  • Muchos de los factores de riesgo propuestos son aquellos que no pueden modificarse.

  • Muchos de los hombres con cáncer de testículo no tienen los factores de riesgo propuestos.

Sin embargo, un autoexamen testicular puede mejorar la posibilidad de una detección temprana de un tumor canceroso. Algunos médicos recomiendan hacerlo una vez al mes, aunque no está claro si esto reduce el índice de mortalidad por cáncer de testículo.

Procedimiento para el autoexamen testicular (TSE por sus siglas en inglés)

  • El momento ideal para un autoexamen testicular es justo después de un baño o ducha caliente, cuando el tejido del escroto está más relajado.

  • Parado frente a un espejo, coloque los pulgares en el lado frontal del testículo y sosténgalo con los dedos índice y medio de ambas manos.

  • Mueva con cuidado el testículo entre los dedos. Sienta si tiene algo espeso, un bulto o una dureza. Compare como siente cada testículo.

  • Si encuentra un bulto, consulte con su médico lo antes posible.

El autoexamen testicular no substituye los exámenes físicos de rutina realizados por un médico.

¿Cómo puede diagnosticarse el cáncer de testículo?

Además de una historia clínica completa y un examen físico, los procedimientos para diagnosticar el cáncer de testículo pueden ser los siguientes:

  • Ecografía. Es una técnica de diagnóstico que usa ondas sonoras de alta frecuencia para crear una imagen de los órganos internos. Esta prueba puede usarse para determinar si el bulto en un testículo es sólido o si está lleno con líquido. (Es más probable que los bultos sólidos sean cancerosos).

  • Análisis de sangre. Análisis de las muestras de sangre para controlar si hay un aumento de la concentración de ciertas proteínas y enzimas para ayudar a determinar si hay células cancerosas o la cantidad de cáncer presente.

  • Biopsia. Es un procedimiento en el que se extirpan muestras de tejido del cuerpo (mediante una intervención quirúrgica) para examinarlas con un microscopio para determinar si hay cáncer.

Cuando hay tumores testiculares, tanto el tumor entero como el testículo y el cordón espermático se extirpan durante la biopsia, para evitar la propagación de las células cancerosas a través de los sistemas sanguíneo y linfático.

Estadificación del cáncer de testículo

La estadificación es el proceso de determinar si el cáncer se propagó y cuánto. Las opciones de tratamiento se basan en los resultados de la estadificación. Los procedimientos para determinar el estadio son los siguientes:

  • Tomografía axial computarizada (CT o CAT por sus siglas en inglés). Es una técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de radiografía e informática para producir imágenes horizontales o axiales del cuerpo, generalmente llamadas cortes. Una CAT muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluso huesos, músculos, grasa y órganos. Las CAT son más detalladas que las radiografías generales.

  • Imagen por resonancia magnética (MRI por sus siglas en inglés). Es una técnica de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras dentro del cuerpo. A veces se usa para ver si el cáncer se propagó al cerebro.

Además de estas técnicas de diagnóstico por imágenes, se puede pedir radiografía de tórax, tomografía por emisión de positrones (PET por sus siglas en inglés) u otras.

Tratamiento para el cáncer de testículo

El tratamiento específico para el cáncer de testículo será definido por el médico, basado en:

  • La edad, el estado de salud general y la historia clínica

  • El tipo de cáncer de testículo

  • El grado y la ubicación de la enfermedad

  • La tolerancia a medicamentos, terapias o procedimientos específicos

  • Expectativas acerca de la evolución de la enfermedad

  • La opinión o preferencia del enfermo

Existen varios tipos de tratamientos para el cáncer testicular:

  • Intervención quirúrgica. Se hace para extirpar el tumor y el testículo, y tal vez los ganglios linfáticos en el parte posterior del abdomen.

  • Radioterapia. Este tratamiento ayuda a destruir las células cancerosas o a reducir la velocidad del crecimiento.

  • Quimioterapia. Estos medicamentos se usan para destruir células cancerosas en todo el cuerpo.

  • Dosis alta de quimioterapia y trasplante de células primordiales. Se hacen para extirpar las células primordiales de la médula ósea del paciente o del donante y volver a infundirlas en el paciente para ayudar a la producción de glóbulos sanos.

Cáncer testicular

El cáncer testicular puede ocurrir en uno o ambos testículos, por lo general en hombres jóvenes. Puede ser tratado y muy a menudo curado.

Más información

Cáncer de la PróstataProstate Cancer

Cáncer de la Próstata

El temor a tener cáncer de próstata puede ser devastador para los hombres. Sin embargo, cuando se diagnostica temprano, el tratamiento es más exitoso. De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society):

  • Noventa y uno por ciento de todos los cánceres de próstata se diagnostica mientras son localizados (confinados a la próstata) o regionales (áreas adyacentes). El índice de supervivencia de cinco años para los hombres a quienes se les ha diagnosticado tumores de próstata en estos estadios es del 99 por ciento.

  • En los últimos 20 años, el índice de supervivencia de cinco años para todos los estadios combinados se ha incrementado del 67 al 99 por ciento.

  • El cáncer de próstata es el cáncer más frecuente entre los hombres, sin incluir el cáncer de piel.

  • La Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society o ACS, por su sigla en inglés) estima que en el año 2008 se diagnosticarán 186.320 casos nuevos de cáncer de próstata en EE.UU.

  • Los cálculos para el año 2008 incluyen 28.660 muertes por cáncer de próstata en Estados Unidos solamente, lo que la convierte en la segunda causa de muerte por cáncer en los hombres.

Dibujo de la anatomía del aparato reproductor masculino
Click Image to Enlarge

Datos acerca de la glándula prostática:

La próstata es una glándula sexual masculina. Su tamaño es aproximadamente el de una nuez y rodea el cuello de la vejiga y la uretra; es el tubo que lleva orina de la vejiga. Es parcialmente muscular y parcialmente glandular, con conductos que se abren a la porción prostática de la uretra. Consta de tres lóbulos: un lóbulo central con un lóbulo a cada lado.

La glándula prostática secreta un líquido ligeramente alcalino que forma parte del líquido seminal, el líquido que lleva el esperma.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de próstata?

Por lo general, el cáncer de próstata no tiene señales o síntomas específicos en las etapas tempranas, por lo que es muy importante someterse a exámenes de exploración. El examen físico anual, el examen de sangre para detectar el antígeno prostático específico (su sigla en inglés es PSA) y el examen rectal digital (su sigla en inglés es DRE) ofrecen la mejor probabilidad de identificar el cáncer de próstata en sus etapas más tempranas.

A continuación se enumeran los síntomas más comunes del cáncer de próstata. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Flujo de orina con interrupciones o débil.

  • Orinar con frecuencia (principalmente durante la noche).

  • Dificultad para orinar o contener la orina.

  • Incapacidad de orinar.

  • Dolor o sensación de ardor al orinar.

  • Sangre en la orina o en el semen.

  • Dolor persistente en la espalda, la cadera o la pelvis.

  • Dificultad para conseguir la erección.

Los síntomas del cáncer de próstata pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

A medida que el hombre envejece, su próstata puede crecer y obstruir el flujo de orina o interferir con la función sexual. Una glándula prostática agrandada - condición que se llama hiperplasia prostática benigna - podría necesitar tratamiento con medicamentos o cirugía para aliviar los síntomas. Esta condición prostática benigna común, que no es cáncer, puede causar muchos de los mismos síntomas que el cáncer de próstata.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de próstata?

En general, todos los hombres pueden estar a riesgo de tener cáncer de próstata. Sin embargo, hay factores específicos de riesgo que aumentan las probabilidades de ciertos hombres de desarrollar la enfermedad, incluyendo los siguientes:

  • Edad
    La edad es un factor de riesgo para el cáncer de próstata, particularmente en los hombres de 50 años de edad o mayores. Más del 70 por ciento de todos los cánceres de próstata se les diagnostican a hombres mayores de 65 años de edad.

  • Raza
    El cáncer de próstata es casi 60 por ciento veces más comun entre los hombres afroamericanos que entre los hombres americanos caucásicos (de raza blanca). Los hombres japoneses y chinos nacidos en sus países tienen los índices más bajos de cáncer de próstata. Es interesante que cuando los hombres japoneses y chinos emigran a Estados Unidos, los índices de riesgo y mortalidad del cáncer de próstata aumentan en comparación con su población nativa. En Japón, la incidencia del cáncer de próstata ha aumentado desde que se han adoptado dietas y estilos de vida occidentales.

  • Dieta
    Los datos epidemiológicos sugieren que la dieta de los países occidentales industrializados puede ser uno de los factores contribuyentes más importantes para desarrollar cáncer de próstata. Considere la siguiente información sobre la dieta y sus efectos en el riesgo del cáncer de próstata:

    • Grasas
      Los estudios sugieren que los hombres que consumen dietas de alto contenido en grasas pueden tener más probabilidades de desarrollar cáncer de próstata.

    • Fibra
      La cantidad de fibra en la dieta puede influir en los niveles circulantes de testosterona y estradiol, los cuales, a su vez, pueden disminuir el progreso del cáncer de próstata.

    • Proteína de soja
      Además de disminuir la ingestión de grasas, otra gran diferencia entre las dietas de Asia y de Estados Unidos es el consumo de soja, con un promedio de 35 gramos diarios por persona. La soja contiene isoflavones, y varios estudios han demostrado que éstos inhiben el crecimiento del cáncer de próstata.

    • Vitamina E y selenio
      Se ha demostrado que la vitamina E, un antioxidante, combinada con el selenio, inhibe el crecimiento de tumores en animales en el laboratorio.

    • Carotenoides
      Se ha demostrado que los carotenoides que contienen licopenos inhiben el crecimiento de las células cancerosas prostáticas humanas en cultivos de tejidos (células cultivadas en el laboratorio). La fuente principal de licopenos es el tomate procesado en el jugo de tomate y la pasta de tomate.

    • Preparaciones a base de hierbas
      Las combinaciones de remedios a base de hierbas deben tomarse con precaución puesto que han existido efectos secundarios como trombosis venosa, sensibilidad en los senos y pérdida de la líbido. Muchas preparaciones a base de hierbas no se han estudiado en hombres con cáncer de próstata.

  • Obesidad
    La obesidad no solamente contribuye a la diabetes y al colesterol alto, sino que también se ha asociado con algunos cánceres comunes, incluyendo los tumores dependientes de hormonas como los cánceres de próstata, del seno y de ovario.

  • Exposición ambiental
    Algunos estudios muestran una mayor probabilidad de padecer cáncer de próstata en agricultores o en hombres expuestos al metal cadmio presente en la fabricación de baterías, soldadura o electroplastia. Se necesitan investigaciones adicionales en este área para confirmar si esta asociación es verdadera.

  • Vasectomia, hiperplasia prostática benigna (su sigla en inglés es BPH) o enfermedades de transmisión sexual (su sigla en inglés es STD)
    Los investigadores han estudiado la posibilidad de que los hombres que se han hecho una vasectomía, tienen BPH o han estado expuestos a enfermedades de transmisión sexual tienen un mayor riesgo de cáncer de próstata. Algunos estudios sugieren una relación, mientras que otros no apoyan estas afirmaciones.

  • Historia familiar de cáncer de próstata
    Si el padre o un hermano tienen cáncer de próstata, el riesgo de desarrollar la enfermedad se más que duplica. El riesgo es aún más alto para los hombres que tienen varios familiares afectados, particularmente si los familiares eran jóvenes cuando se les diagnosticó la enfermedad. Los geneticistas (médicos y científicos que estudian la herencia y las causas de las enfermedades genéticas) dividen a las familias en tres grupos según el número de hombres con cáncer de próstata y las edades a las que se les diagnosticó la enfermedad:

    • Esporádico  -  familia en la que se le ha diagnosticado cáncer de próstata a un hombre a la edad típica; esporádico significa que "ocurre por casualidad."

    • Familiar  -  familia en la que el cáncer de próstata afecta a más de una persona, pero sin patrón definitivo de herencia y que por lo general empieza en personas de edad avanzada.

    • Hereditario  -  familia en la que hay un grupo de tres o más familiares afectados en cualquier núcleo familiar (padres y sus hijos), una familia con cáncer de próstata en cada una de tres generaciones, ya sea de parte del padre o de la madre, o un grupo de dos familiares afectados a edad temprana (55 años o menos). Del 5 al 10 por ciento de los casos de cáncer de próstata se consideran hereditarios.

  • Factores genéticos
    En el centro de cada célula del cuerpo humano se encuentra nuestro material genético: los cromosomas. Normalmente, las células contienen 46 cromosomas, o sea, 23 pares, la mitad de los cuales se heredan de la madre y la otra mitad del padre. Los cromosomas contienen los genes, que son los que determinan nuestras características. Los genes determinan características tales como el color de los ojos y el grupo sanguíneo, y también controlan las funciones reguladoras importantes del cuerpo, como el índice de crecimiento celular. Algunos genes, cuando se alteran o mutan, establecen un riesgo mayor para el crecimiento incontrolado de células, el cual a su vez puede llevar al desarrollo de un tumor. Estos genes tienen varios nombres, pero en conjunto se les llama "genes susceptibles al cáncer". Se sabe que aproximadamente entre el 5 y el 10 por ciento de todos los cánceres de próstata se atribuyen a un cambio en el ADN heredado, como el gen susceptible al cáncer. Investigaciones recientes apuntan a hallazgos que sugieren que es un conjunto de variaciones comunes en el ADN lo que conduce a un mayor riesgo de cáncer de próstata heredado en los hombres afroamericanos y a menos de la mitad de dicho porcentaje en los hombres caucásicos.

Procedimientos utilizados para evaluar los problemas prostáticos:

Además del examen físico anual que incluye exámenes de sangre, de orina y posiblemente otros exámenes de laboratorio, el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) y la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society) sugieren que consulte con su médico acerca de estas recomendaciones para evaluar la glándula prostática:

  • Exámenes rectales digitales (su sigla en inglés es DRE)
    Por recomendación médica, los hombres mayores de 50 años de edad se suelen someter anualmente al DRE. Los hombres en grupos de alto riesgo, como los afroamericanos o los que tienen historia familiar fuerte de cáncer de próstata, deben consultar con sus médicos para que se les practiquen los exámenes a los 45 años.

  • Antígeno prostático específico (su sigla en inglés es PSA)
    Por recomendación médica, los hombres mayores de 50 años de edad se suelen someter anualmente a los exámenes de PSA. Los hombres en grupos de alto riesgo, como los afroamericanos o los que tienen historia familiar fuerte de cáncer de próstata, deben consultar con sus médicos para que se les practiquen los exámenes a los 45 años.

¿Cuáles son algunos de los otros procedimientos de evaluación del cáncer de próstata?

Si los resultados del DRE o del PSA son inusuales, su médico puede repetir los exámenes o solicitar una ecografía y otros procedimientos. Estas técnicas de diagnóstico pueden incluir:

  • Ecografía transrectal (su sigla en inglés es TRUS)  -  examen que utiliza resonancias de las ondas sonoras para crear imágenes de la glándula prostática con el fin de inspeccionar visualmente condiciones anormales como el agrandamiento de las glándulas, los nódulos, la penetración del tumor a través de la cápsula de la glándula o la invasión de las vesículas seminales. También puede orientar durante las biopsias con aguja de la glándula prostática y servir como guía a las sondas de nitrógeno en criocirugía.

  • Tomografía computarizada (su sigla en inglés es CT o CAT)  -  procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de rayos X y tecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (que suelen llamarse "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. La tomografía computarizada muestra más detalles que los rayos X regulares.

  • Imágenes por resonancia magnética (su sigla en inglés es MRI)  -  procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y estructuras dentro del cuerpo.

  • Escaneo con radionúclidos de los huesos  -  método nuclear de creación de imágenes que ayuda a mostrar si el cáncer se ha diseminado desde la glándula prostática a los huesos. El procedimiento comprende la inyección de material radioactivo que ayuda a localizar las células óseas enfermas por todo el cuerpo y sugiere la posible metástasis del cáncer.

  • Biopsia de la próstata o de los nódulos linfáticos, o ambos  -  procedimiento en el que se extraen del cuerpo muestras de tejido (con una aguja o durante la cirugía) para examinarlas con un microscopio con el fin de determinar si existen células cancerosas o anormales.

El diagnóstico de cáncer se confirma únicamente por biopsia.

Cáncer de próstata

El cáncer de próstata es el segundo cáncer más común en los hombres estadounidenses, superado solamente por el cáncer de piel. Aproximadamente uno de cada seis hombres desarrollará cáncer de próstata en su vida. Ofrecemos el da Vinci ® Robotic Surgical System, un procedimiento asistido por robot para los hombres con cáncer de próstata.

Más información