Baylor Health Care SystemAbout B
 
¿Necesita algo? Llámenos al: 1.800.4BAYLOR(1.800.422.9567)
Tamaño del texto:

Condiciones tratadas 

Brindamos atención personalizada, integral y compasiva para los pacientes con todo tipo de enfermedades neurológicas. Ofrecemos detección avanzada, servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento, así como programas de apoyo y educación. Le ofrecemos el apoyo físico, emocional y espiritual que usted y su familia necesitan durante su jornada. Haga clic en "Aprender más" en los enlaces siguientes para obtener información detallada sobre cada tipo de trastorno neurológico o enfermedad.

Enfermedad de AlzheimerAlzheimer's Disease

Enfermedad de Alzheimer

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad progresiva neurodegenerativa que se produce cuando las células nerviosas del encéfalo mueren y, a menudo, sus resultados son los siguientes:

  • Deterioro de la memoria, el pensamiento y el comportamiento.

  • Confusión

  • Intranquilidad.

  • Cambios en el comportamiento y la personalidad.

  • Falta de sentido común

  • Deterioro en la comunicación.

  • Incapacidad de seguir instrucciones.

  • Deterioro del lenguaje.

  • Procesos deteriorados del pensamiento que implican conocimiento visual y espacial.

  • Apatía emocional.

En la enfermedad de Alzheimer, la función motora suele conservarse intacta.

Cuando el médico alemán Alois Alzheimer identificó la enfermedad por primera vez en 1906, se consideraba un trastorno poco frecuente. En la actualidad, la enfermedad de Alzheimer se considera la causa más frecuente de demencia (trastorno en el que las funciones mentales se deterioran y fallan). Se estima 5 millones de americanos tiene enfermedad de Alzheimer. De acuerdo con la Alzheimer's Association, esta cifra incluye a 4,9 millones de personas mayores de 65 años de edad, así como entre 200.000 y 500.000 personas menores de 65 años que sufren de enfermedad de Alzheimer de inicio temprano y otros tipos de demencia.

Ilustración que muestra cómo la enfermedad de Alzheimer afecta el cerebro
Click Image to Enlarge

¿En qué se diferencia la enfermedad de Alzheimer de otras formas de demencia?

La enfermedad de Alzheimer se diferencia de otras formas de demencia por los cambios característicos que se producen en el encéfalo y que sólo son visibles mediante examen con el microscopio durante la autopsia. En los encéfalos afectados por la enfermedad de Alzheimer se suele encontrar lo siguiente:

  • Fibras enredadas en las células nerviosas (ovillos neurofibrilares).

  • Grupos de terminales nerviosas en proceso de degeneración (placas neuríticas).

Otra característica de la enfermedad de Alzheimer es la disminución de la producción de ciertas sustancias químicas encefálicas necesarias para la comunicación entre las células nerviosas, sobre todo de acetilcolina, norepinefrina, serotonina y somatostatina.

¿Qué causa la enfermedad de Alzheimer?

Aunque se han investigado intensamente durante muchos años, las causas de la enfermedad de Alzheimer no se conocen del todo. Se sospecha que otras causas pueden incluir las siguientes:

  • La edad y los antecedentes familiares.

  • Ciertos genes.

  • Depósitos anormales de proteínas en el encéfalo.

  • Otros factores de riesgo y ambientales.

  • Problemas del sistema inmune.

¿Cuáles son los signos de alarma de la enfermedad de Alzheimer?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la enfermedad de Alzheimer según la Asociación para el Alzheimer (Alzheimer's Association). Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Pérdida de memoria que afecta a la capacidad de trabajar.

  • Dificultad para realizar tareas habituales.

  • Problemas con el lenguaje.

  • Desorientación en cuanto al tiempo y el lugar.

  • Falta o deterioro del sentido común.

  • Problemas con el pensamiento abstracto.

  • Pérdida de objetos.

  • Cambios de ánimo o de comportamiento.

  • Cambios de personalidad.

  • Falta de iniciativa.

Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Alzheimer?

No existe ningún examen único y completo para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer. Al eliminar otras enfermedades y condiciones, los médicos y otros especialistas pueden obtener un diagnóstico de la probabilidad de la enfermedad de Alzheimer con una precisión de aproximadamente un 90 por ciento. Sin embargo, la única forma de confirmar el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer es por medio de la autopsia.

Los exámenes y la evaluación son imprescindibles para determinar si la demencia es el resultado de alguna enfermedad que se pueda tratar. Además de una historia médica completa y un extenso examen neurosensorial y neuromotriz, los procedimientos para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer pueden incluir los siguientes:

  • Examen del estado mental.

  • Examen neuropsicológico.

  • Exámenes de sangre.

  • Puntura lumbar (golpecito espinal) - un procedimiento que se realiza por insertar una aguja hueco en la parte más baja de la espalda (espina dorsal lumbar).

  • Análisis de orina  -  examen de laboratorio de la orina para detectar diversas células y sustancias químicas, como glóbulos rojos, glóbulos blancos, infecciones o exceso de proteínas.

  • Radiografía de tórax  -  Examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.

  • Electroencefalograma (su sigla en inglés es EEG)  -  procedimiento que registra la actividad eléctrica continua del cerebro mediante electrodos que se pegan al cuero cabelludo.

  • Tomografía computarizada (también llamada escáner CT o CAT)  -  procedimiento de imágenes diagnósticas que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido adiposo y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías generales.

  • Electrocardiograma (ECG o EKG)  -  examen que registra la actividad eléctrica del corazón, muestra los ritmos anormales (arritmias o disritmias) y detecta el estrés del músculo cardiaco.

Prevención de la enfermedad de Alzheimer:

Dado que la causa de la enfermedad es desconocida, en la actualidad no existen protocolos de prevención. Y debido a que los factores de riesgo controlables para la enfermedad de Alzheimer son desconocidos, todavía no es posible reducir las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

Tratamiento de la enfermedad de Alzheimer:

El tratamiento específico de la enfermedad de Alzheimer será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • La gravedad de la enfermedad

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para el curso de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

En la actualidad no existe cura para el Alzheimer, ningún método para retrasar el avance de la enfermedad, ni ningún tratamiento para reparar el deterioro causado por la enfermedad de Alzheimer. Los nuevos hallazgos de los investigadores aportan esperanzas y se están estudiando varios medicamentos en ensayos clínicos para determinar si pueden retrasar el avance de la enfermedad o mejorar la memoria por un período de tiempo.

Existen medicamentos que ayudan a controlar algunos de los síntomas más molestos de la enfermedad del Alzheimer, incluyendo los siguientes:

  • Depresión.

  • Los trastornos del comportamiento.

  • El insomnio.

Para controlar la enfermedad son importantes el ejercicio físico y las actividades sociales, al igual que una alimentación adecuada, el mantenimiento de la salud y un entorno tranquilo y bien organizado.

Rehabilitación para el Alzheimer:

El programa de rehabilitación para los enfermos de Alzheimer varía dependiendo de los síntomas, la expresión y el progreso de la enfermedad y se ve influido por la dificultad de realizar el diagnóstico. Dichas variables determinan la cantidad y el tipo de asistencia que necesitan el paciente y su familia.

En la rehabilitación de la enfermedad de Alzheimer es importante recordar que, aunque las capacidades perdidas no se pueden recuperar, el equipo que realiza los cuidados debe tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Para controlar la enfermedad son importantes el ejercicio físico y las actividades sociales, al igual que una adecuada alimentación y mantenimiento de la salud.

  • Planifique actividades diarias que ayuden a proporcionar estructura, significado y logros para el paciente.

  • A medida que se pierden las funciones, adapte las actividades y las rutinas para permitirle al paciente participar en la medida de lo posible.

  • Mantenga las actividades conocidas y satisfactorias.

  • Permítale al paciente realizar por sí mismo el mayor número de actividades posibles. La persona que lo cuida puede tener que iniciar la actividad, pero debe permitir en lo posible que el paciente la termine.

  • Ofrezca "pistas" sobre la conducta deseada (por ejemplo, ponga etiquetas en los cajones, los armarios o los aparadores para indicar su contenido).

  • Evítele peligros al paciente eliminando los objetos que puedan suponer un riesgo (por ejemplo, las llaves del automóvil o las cerillas).

  • Es importante que las personas que cuidan al paciente (ya sea unas horas diarias o todo el día) entiendan que deben actuar de acuerdo con sus propias limitaciones físicas y emocionales.

Enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad degenerativa que destruye las células del cerebro, causando problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento.

Aprenda más

Enfermedad de ParkinsonParkinson's Disease (PD)

Enfermedad de Parkinson

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

Ilustración de la enfermedad de Parkinson efecto en el cerebro
Click Image to Enlarge

La enfermedad de Parkinson (su sigla en inglés es PD), también llamada simplemente Parkinson, es la forma más frecuente de parkinsonismo, un grupo de trastornos del sistema motor. Es una enfermedad degenerativa que va progresando lentamente y cuyos síntomas, que son el resultado de una pérdida de las células encefálicas productoras de dopamina, suelen ser los siguientes:

  • Temblores de los brazos, las piernas, la mandíbula y la cara.

  • Entumecimiento o rigidez del tronco y las extremidades.

  • Bradicinesia (lentitud de movimiento).

  • Inestabilidad postural o trastornos del equilibrio y la coordinación.

La dopamina es una sustancia producida en el cuerpo, que tiene varios efectos, incluyendo el movimiento muscular suave y coordinado.

Datos sobre la enfermedad de Parkinson:

Se cree incorrectamente que la enfermedad de Parkinson desapareció después de la introducción de la levodopa (L-dopa) en la década de los sesenta. De hecho, cada año se les diagnostica la enfermedad de Parkinson unos 40.000 estadounidenses y este trastorno afecta a más de 1 millónes de estadounidenses a la vez. Además, el número de personas que sufren la enfermedad de Parkinson es mayor que el número de pacientes que tienen esclerosis múltiple, distrofia muscular y esclerosis lateral amiotrófica juntos.

¿Cuáles son las causas de la enfermedad de Parkinson?

La causa específica de la PD es desconocida; sin embargo, los expertos creen que los síntomas están relacionados con un desequilibrio químico en el encéfalo debido a la muerte de las células encefálicas. La enfermedad de Parkinson es crónica (dura mucho tiempo) y progresiva (los síntomas van empeorando).

Aunque la enfermedad puede afectar a personas jóvenes (incluso los adolescentes), los pacientes, por lo general, son personas de edad mediana. No es contagiosa, ni es probable que pase de una generación a otra.

El principal factor de riesgo para el desarrollo del Mal de Parkinson (PD, por sus siglas en inglés) es la edad avanzada. La edad promedio para el inicio de la Enfermedad de Parkinson es de 60 años.  Además, de acuerdo con el National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y  Accidentes Cerebrovasculares), se ven afectados un 50% más de hombres que de mujeres.  Sin embargo, el motivo por el cual sucede esto no se conoce con certeza.

Los antecedentes familiares constituyen otro factor de riesgo importante. Las personas con uno de los padres o un hermano afectado tienen aproximadamente el doble de probabilidades de desarrollar PD. Este aumento en el riesgo se debe a la combinación de factores ambientales y genéticos. 

En la actualidad se están estudiando las causas ambientales, y los significativos hallazgos demuestran que el PD está relacionado con la vida rural, la ingesta de agua de pozo y la exposición a los pesticidas y herbicidas agrícolas. Sin embargo, es importante recordar que estos factores no garantizan el desarrollo del PD, ni que su ausencia sea preventiva. Tener uno o más familiares cercanos con Enfermedad de Parkinson aumenta el riesgo de tener la enfermedad; no obstante, a menos que exista una mutación genética conocida de esta enfermedad, el aumento del riesgo es sólo de entre el 2 y el 5 por ciento.

Los investigadores creen que, en la mayoría de las personas, la causa del PD es una combinación de factores genéticos y exposición ambiental.

Síndrome parkinsoniano, Parkinson atípico o parkinsonismo:

La enfermedad de Parkinson también recibe los nombres de parkinsonismo primario o enfermedad de Parkinson idiopática ("idiopático" es el término que se utiliza para describir a un trastorno cuya causa aún no se ha identificado).

En las demás formas de parkinsonismo, o bien la causa se sabe o se sospecha, o bien el trastorno se produce como efecto secundario de otro trastorno neurológico primario que puede tener tanto síntomas primarios como síntomas secundarios de la enfermedad de Parkinson. Entre dichos trastornos, llamados síndrome parkinsoniano, parkinson atípico o simplemente parkinsonismo, se pueden incluir los siguientes:

  • Tumores en el encéfalo.

  • Traumatismos repetidos en la cabeza.

  • Parkinsonismo inducido por medicamentos - uso prolongado de tranquilizantes, como las fenotiacinas, las butiroferonas, la reserpina y un medicamento que se utiliza mucho para el malestar estomacal, la metoclopramida.

  • Parkinsonismo inducido por tóxicos - envenenamiento por manganeso y por monóxido de carbono.

  • Parkinsonismo postencefalítico - infección viral que causa la llamada "enfermedad del sueño".

  • Degeneración estriatonígrica - la sustancia negra del encéfalo sólo resulta levemente afectada, mientras que otras zonas del encéfalo tienen daños más graves.

  • Parkinsonismo que acompaña a otras condiciones neurológicas - como el síndrome de Shy-Drager (atrofia multisistémica), la parálisis supranuclear progresiva, la enfermedad de Wilson, la corea de Huntington, el síndrome de Hallervorden-Spatz, la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, la atrofia olivopontocerebelosa, la encefalopatía postraumática y demencia con cuerpos de Lewy.

¿Cuáles son los cuatro síntomas primarios del Parkinson?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Rigidez del músculo - entumecimiento cuando el brazo, la pierna o el cuello se mueven de atrás hacia delante.

  • Temblor en reposo - temblor (movimiento involuntario debido a contracciones de los músculos) que es más evidente en reposo.

  • Bradicinesia - lentitud para iniciar los movimientos.

  • Inestabilidad postural - una mala postura y falta de equilibrio que pueden causar caídas y problemas de la marcha y el equilibrio.

Otros síntomas de la enfermedad de Parkinson:

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson son distintos en cada paciente. Pueden aparecer lentamente y sin ningún orden en particular. Los primeros síntomas pueden ser leves e ir progresando a lo largo de muchos años antes de llegar a un punto en el que afecten a las actividades cotidianas.

Los cuatro síntomas principales del PD se enumeran más adelante. Los otros síntomas se dividen en motores (relacionados con el movimiento) y no motores.

  • síntomas motores:

    • temblor

    • bradicinesia (movimiento lento)

    • rigidez y congelamiento en el lugar

    • postura encorvada

    • caminar arrastrando los pies

    • disminución del balanceo de los brazos al caminar

    • dificultas para levantarse de una silla

    • micrografía (escritura apretada y pequeña)

    • ausencia de expresión facial

    • disminución de la velocidad de las actividades cotidianas  (por ej., comer, vestirse, bañarse, etc.)

    • dificultad para girar en la cama

    • permanecer en una posición determinada durante un período de tiempo

    • prolongado

  • síntomas no motores  

    • disminución del olfato

    • volumen bajo de voz (hipofonía)

    • dificultad para hablar (disartria)

    • calambres dolorosos en los pies

    • perturbación del sueño

    • depresión

    • cambios emocionales (temeroso e inseguro)

    • problemas en la piel

    • constipación

    • babeo incontrolado

    • aumento de la transpiración

    • frecuencia/urgencia urinaria

    • disfunción eréctil

A medida que progresa, la enfermedad puede afectar a la marcha, haciendo que el paciente se pare en medio de un paso o se quede "paralizado" en un lugar, o incluso que se caiga. Los pacientes también pueden empezar a caminar con una serie de pasos rápidos y cortos, como si intentasen caminar deprisa e inclinarse hacia delante para mantener el equilibrio; esta forma de caminar se llama festinación.

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Parkinson?

Puede ser difícil brindar un diagnóstico acertado en las etapas iniciales de la enfermedad de Parkinson, ya que los signos y síntomas iniciales se pueden considerar como indicios de otros trastornos o los efectos del envejecimiento normal.  Por este motivo, podría ser necesaria la observación del paciente durante un tiempo hasta que la presencia de los síntomas sea constante.

En la actualidad no existen análisis de sangre o de laboratorio que sean útiles para diagnosticar la Enfermedad de Parkinson. El diagnóstico de se basa, principalmente, en el historial médico y el examen neurológico minucioso.  Se pueden realizar gammagrafías cerebrales y/o análisis de laboratorio para descartar otras enfermedades o trastornos pero, generalmente, las gammagrafías cerebrales resultarán normales en pacientes con Enfermedad de Parkinson.

Métodos para contribuir con el diagnóstico del PD incluyen:

  • Exploración neurológica (incluyendo evaluación de los síntomas y de su gravedad).

  • Tratamiento de prueba con medicamentos  -  cuando los síntomas son significativos se puede hacer un tratamiento de prueba con medicamentos (sobre todo con levodopa [L-dopa]) para realizar el diagnóstico. Si el paciente no mejora con la levodopa, el diagnóstico de enfermedad de Parkinson puede ser dudoso.

  • Tomografía computarizada (también llamada escáner CT o CAT)  -  procedimiento de imágenes diagnósticas que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido adiposo y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías generales.

  • Imágenes por resonancia magnética (IRM)  -  procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo.

Tratamiento de la enfermedad de Parkinson

El tratamiento específico de la enfermedad de Parkinson será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad del trastorno

  • el tipo de condición.

  • su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia.

En la medicina actual no existe aún una cura para la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, basándose en la gravedad de los síntomas y el perfil de la enfermedad, el médico establecerá un protocolo de tratamiento adecuado. El tratamiento de la enfermedad de Parkinson puede incluir lo siguiente:

  • medicamentos

  • cirugía

  • terapias complementarias y de apoyo, como dietas, ejercicio, fisioterapia, terapia ocupacional y terapia del lenguaje

Medicamentos para la enfermedad de Parkinson:

Una vez que se ha diagnosticado el Parkinson hay que decidir si el paciente debe tomar medicación; tal decisión depende de lo siguiente:

  • El grado de deterioro funcional.

  • El grado de deterioro cognoscitivo.

  • La capacidad de tolerar los medicamentos antiparkinsonianos.

  • El consejo del médico especialista.

Los pacientes no reaccionan todos por igual ante un determinado medicamento, por lo que se requieren tiempo y paciencia para encontrar los medicamentos y las dosis adecuadas para aliviar los síntomas.

Cirugía para la enfermedad de Parkinson:

Basándose en la gravedad de la condición y en su perfil, el médico puede recomendar una operación quirúrgica como una opción de tratamiento para la enfermedad de Parkinson.

Se pueden realizar varios tipos de cirugías para ayudar a los pacientes que tienen Parkinson. La mayor parte de las veces el objetivo del tratamiento consiste en reducir los temblores o la rigidez que produce la enfermedad. En algunos pacientes, la cirugía puede reducir la cantidad de medicamentos necesarios para controlar los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

Existen tres tipos de cirugías que se pueden realizar para tratar la enfermedad de Parkinson:

  • Cirugía de lesión (quemaduras de los tejidos)
    En este procedimiento se seleccionan zonas profundas del encéfalo y se realizan pequeñas lesiones en puntos críticos del encéfalo que contribuyen a controlar el movimiento. La cirugía se puede realizar con el paciente despierto para determinar el lugar exacto de la lesión. La lesión se realiza para mantener bajo control o inutilizar la parte del encéfalo que causa los temblores.

  • Estimulación encefálica profunda (su sigla en inglés es DBS)
    En este tipo de cirugía se coloca un pequeño electrodo en puntos críticos del encéfalo que contribuyen a controlar el movimiento. El electrodo se conecta mediante cables que van por debajo de la piel a una pequeña batería situada en el pecho. Cuando se enciende el estimulador se interrumpe el flujo normal de información en el encéfalo, con lo que pueden disminuir los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

  • Injerto neuronal o trasplante de tejidos
    Se están llevando a cabo investigaciones experimentales para encontrar un sustituto para la parte del encéfalo que funciona mal en la enfermedad de Parkinson.

Es importante tener presente que la cirugía puede aliviar los síntomas del Parkinson, pero no cura la enfermedad ni evita su progresión.

Enfermedad de Parkinson

El Parkinson es un trastorno del sistema motor que resulta de la pérdida de las células cerebrales que producen dopamina.

Aprenda más

Ataque CerebralStroke

Ataque Cerebral

¿Qué es un derrame cerebral?

La apoplejía, también llamada ataque cerebral, ocurre cuando se interrumpe la corriente sanguínea que fluye al cerebro. La interrupción del flujo sanguíneo se produce cuando un coágulo de sangre bloquea uno de los vasos sanguíneos vitales en el cerebro (apoplejía isquémica) o cuando se quiebra un vaso sanguíneo en el cerebro, inundando de sangre los tejidos circundantes (apoplejía hemorrágica).

Para poder funcionar, el cerebro necesita el suministro constante de oxígeno y nutrientes. La interrupción de la irrigación, aunque breve, puede causar problemas. Sin sangre u oxígeno, las células cerebrales comienzan a morir en pocos minutos. Al área de células muertas en los tejidos se le llama infarto. Debido a los cambios físicos y químicos que ocurren en el cerebro que ha sufrido una apoplejía, el daño puede continuar avanzando durante varios días. Esto se llama apoplejía en evolución.

La pérdida de la función cerebral ocurre con la muerte de las células cerebrales. ésta puede incluir el deterioro en la capacidad de movimiento, del habla, del pensamiento y de la memoria, de los intestinos y la vejiga, del control emocional y de otras funciones vitales del organismo. La recuperación de la apoplejía y de la capacidad específica afectada, depende del tamaño y del lugar de la apoplejía. La apoplejía pequeña puede provocar sólo problemas menores como debilidad en un brazo o pierna. Las apoplejías más grandes pueden causar parálisis (incapacidad para mover parte del cuerpo), pérdida del habla e incluso la muerte.

Según la Asociación Nacional de Apoplejía (NSA), es importante conocer las tres R de la apoplejía:

  • Reducir el riesgo.

  • Reconocer los síntomas.

  • Reaccionar llamando al 911 (o al servicio local de ambulancias).

La apoplejía es una emergencia y debe tratarse como tal. La mayor probabilidad de recuperación de la apoplejía ocurre cuando se inicia de inmediato el tratamiento de emergencia.

La apoplejía es la tercera causa mayor de muerte, ubicándose después de las enfermedades cardíacas y de todas las formas de cáncer. La apoplejía mata a más 160.000 norteamericanos cada año. Unos 5,8 millones de norteamericanos adultos viven hoy con los efectos de una apoplejía.

Ilustración de un accidente cerebrovascular isquémico
Click Image to Enlarge

¿Cuáles son los diferentes tipos de derrame cerebral?

Los derrames cerebrales se pueden clasificar en dos categorías principales:

  • 83 por ciento son ataques isquémicos  -  los causados por la obstrucción de una arteria.

  • 17 por ciento son ataques hemorrágicos  -  ataques cerebrales causados por hemorragia.

¿Qué es el derrame cerebral isquémico?

Un ataque cerebral isquémico se produce cuando un vaso sanguíneo que riega el encéfalo se obstruye o se "cierra" e impide el flujo de sangre a una zona del encéfalo. Las células y los tejidos del encéfalo empiezan a morir al cabo de pocos minutos por falta de oxígeno y de nutrientes. El área del tejido muerto recibe el nombre de infarto. Un 88 por ciento de los derrames caen en esta categoría. Los derrames isquémicos se pueden clasificar en dos grupos principales:

  • Ataques cerebrales trombóticos  -  causados por un coágulo de sangre que se forma en los vasos sanguíneos del encéfalo.

  • Ataques cerebrales embólicos  -  causados por un coágulo sanguíneo o residuos de placa que se desarrollan en otra parte del cuerpo y luego se trasladan a uno de los vasos sanguíneos en el cerebro a través del torrente sanguíneo.

¿Qué es un derrame cerebral trombótico?

La causa de los derrames cerebrales trombóticos es un trombo (coágulo de sangre) que se desarrolla en las arterias que proporcionan la sangre al cerebro. Este tipo de derrame se presenta con más frecuencia en personas mayores, especialmente los que tienen niveles de colesterol altos y aterosclerosis (un acumulamiento de grasa y lípidos dentro de las paredes de los vasos sanguíneos).

En ocasiones, los síntomas de un ataque cerebral trombótico pueden aparecer de repente, y a menudo durante el sueño o temprano en la mañana. Otras veces puede aparecer gradualmente, durante un período de horas o incluso de días. En este caso se habla de derrame cerebral en evolución.

Los ataques cerebrales trombóticos pueden ir precedidos de uno o más "mini derrames cerebrales", llamados accidentes isquémicos transitorios (su sigla en inglés es TIA). Los TIA pueden durar unos minutos o hasta 24 horas y a menudo son un signo de advertencia de que puede ocurrir un ataque cerebral. Aunque generalmente son leves y transitorios, los síntomas causados por un TIA son parecidos a los causados por un ataque cerebral.

Otro tipo de ataque que se produce en los vasos sanguíneos pequeños del cerebro recibe el nombre de infarto lagunar. La palabra lacunar proviene del latín y significa "hueco" o "cavidad". Los infartos lagunares se ven a menudo en personas que padecen diabetes o hipertensión (presión sanguínea alta).

¿Qué es un ataque cerebral embólico?

Los ataques embólicos suelen ser causados por un émbolo (un coágulo de sangre que se forma en alguna otra parte del cuerpo y viaja hasta el cerebro a través de la corriente sanguínea). Los ataques embólicos se producen como consecuencia de una enfermedad o una cirugía del corazón y aparecen de repente, sin señales de aviso. Aproximadamente el 15 por ciento de los ataques embólicos ocurren en personas que tienen fibrilación atrial, un tipo de ritmo anormal del corazón en el que las cavidades superiores del corazón no laten de forma eficaz.

¿Qué es un derrame hemorrágico?

Un derrrame hemorrágico sucede cuando los vasos sanguíneos que suministran el cerebro se rompen y sangran. Cuando una arteria sangra dentro del cerebro las células y los tejidos de éste no reciben oxígeno ni nutrientes. Además, aumenta la presión en los tejidos circundantes y aparecen irritación e hinchazón. Aproximadamente el 17 por ciento de los derrames cerebrales se producen como consecuencia de una hemorragia. Los ataques hemorrágicos se pueden clasificar en dos categorías principales:

  • Hemorragia intracerebral  -  sangrado de los vasos sanguíneos del interior del encéfalo.

  • Hemorragia subaracnoidea  -  sangrado en el espacio subaracnoideo (el espacio que existe entre el encéfalo y las membranas que lo recubren).

¿Qué es una hemorragia intracerebral?

La hemorragia intracerebral suele deberse a la hipertensión (presión sanguínea alta) y el sangrado aparece de forma repentina y rápida. Generalmente no hay señales de aviso y el sangrado puede ser tan severo como para producir un coma o la muerte.

¿Qué es una hemorragia subaracnoidea?

Ilustración de un accidente cerebrovascular hemorrágico
Click Image to Enlarge

La hemorragia subaracnoidea sucede cuando existe un sangrado entre el cerebro y las meninges (las membrana que recubren el cerebro) en el espacio subaracnoideo. Este tipo de hemorragia suele deberse a un aneurisma o a malformaciones arteriovenosas (su sigla en inglés es AVM).

  • Un aneurisma es un área debilitada y abombada de la pared de una arteria que corre el riesgo de romperse. Los aneurismas pueden ser congénitos (de nacimiento) o pueden aparecer más tarde debido a factores como la hipertensión o la aterosclerosis.

  • Un AVM es un trastorno congénito que consiste en una red enmarañada de arterias y de venas. La causa de los AVM se desconoce.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes de un derrame cerebral?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes del derrame cerebral. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Si cualquiera de eston síntomas se presentan, llame al 911 (o el número de ambulancia local) inmediatamente. El tratamiento es más eficaz si se inicia de inmediato.

Los síntomas pueden ser repentinos e incluir:

  • Debilidad o entumecimiento repentinos de la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo.

  • Confusión o dificultad para hablar o entender que aparecen repentinamente.

  • Problemas súbitos de la vista, como visión borrosa o pérdida de visión en uno o ambos ojos.

  • Mareos o problemas repentinos con el equilibrio o la coordinación.

  • Problemas repentinos para moverse o caminar.

  • Dolor de cabeza fuerte y repentino del que no se sabe la causa.

Puede ser que no todas las señales anteriores se presenten con cada derrame. No ignore las señales de aviso, aunque se le quiten, haga algo inmediatamente. Los síntomas de un derrame cerebral pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Qué otros síntomas puede producir un derrame cerebral?

Otros síntomas, menos frecuentes, de un derrame cerebral incluyen los siguientes:

  • Náusea, vómito o fiebre repentinos que no se deban a una enfermedad vírica.

  • Pérdida o cambio del estado de conciencia breve como desvanecimiento, confusión, convulsiones o coma.

  • Accidente isquémico transitorio (su sigla en inglés es TIA) o "mini derrame cerebral".

El accidente isquémico transitorio (TIA) puede presentar muchos de los mismos síntomas que la apoplejía, pero son transitorios y pueden durar unos minutos o hasta 24 horas. Solicite asistencia médica inmediatamente si sospecha que alguien puede estar sufriendo un accidente isquémico transitorio, ya que los TIA pueden ser una señal de aviso de que está a punto de producirse un derrame cerebral. Sin embargo, no todos los derrames cerebrales van precedidos de un TIA.

El programa de rehabilitación para los derrames cerebrales:

La rehabilitación del paciente que ha sufrido un derrame cerebral comienza durante la fase aguda del tratamiento. Cuando el estado del paciente mejora se suele empezar un programa de rehabilitación más extenso.

Las perspectivas para los pacientes que han sufrido un derrame cerebral son hoy en día más alentadoras que nunca debido a los avances que se han producido, tanto en el tratamiento como en la rehabilitación de los derrames cerebrales. La rehabilitación después de un derrame cerebral funciona mejor cuando el paciente, su familia y los miembros del equipo de rehabilitación trabajan conjuntamente. Los familiares deben conocer las deficiencias e incapacidades causadas por el derrame cerebral y aprender a ayudar al paciente a conseguir la funcionalidad óptima.

El objetivo de la rehabilitación después de un derrame cerebral es el de ayudar al paciente a recuperar el máximo nivel posible de funcionalidad e independencia y mejorar su calidad de vida general tanto en el aspecto físico como en los aspectos psicológico y social. La rehabilitación está diseñada para atender las necesidades específicas de cada paciente; por ello, cada programa es diferente. Algunos componentes generales del tratamiento en los programas de rehabilitación después de un derrame cerebral incluyen:

  • Tratar la enfermedad de base y prevenir las complicaciones.

  • Tratar la incapacidad y mejorar la funcionalidad.

  • Proporcionar instrumentos de adaptación y modificar el entorno.

  • Enseñar al paciente y su familia y ayudarlos a adaptarse a los cambios en el estilo de vida.

Es importante centrarse en potenciar al máximo las capacidades del paciente, tanto en casa como en la comunidad. El refuerzo positivo lo animará a recuperarse, mejorará su autoestima y fomentará su independencia. El éxito en la rehabilitación después de un derrame cerebral depende de numerosas variables, entre las cuales se incluyen las siguientes:

  • La causa, la localización y la severidad del derrame cerebral.

  • El tipo y el grado de los deterioros e incapacidades causados por el derrame cerebral.

  • El estado general de salud del paciente.

  • El apoyo de la familia.

Entre las áreas tratadas por los programas de rehabilitación después de un derrame cerebral se pueden incluir las siguientes:

Necesidad del paciente:

Ejemplo:

Habilidades de autocuidado, incluidas las actividades cotidianas (su sigla en inglés es ADL).

Alimentarse, arreglarse, bañarse, vestirse, asearse y mantener relaciones sexuales.

Habilidades de movilidad.

Caminar, desplazarse e impulsar por sí mismo una silla de ruedas.

Habilidades de comunicación.

Hablar, escribir y aprender métodos de comunicación alternativos.

Habilidades cognoscitivas.

Memoria, concentración, juicio, resolución de problemas y habilidades de organización.

Habilidades de socialización.

Relacionarse con los demás en casa y en la comunidad.

Entrenamiento vocacional.

Habilidades relacionadas con el trabajo.

Control del dolor.

Medicamentos y métodos alternativos para controlar el dolor.

Exámenes psicológicos.

Identificación de problemas y soluciones en cuestiones de pensamiento, de comportamiento y emocionales.

Apoyo familiar.

Ayuda a adaptarse a los cambios en el estilo de vida, las preocupaciones económicas y la planificación del momento en el que el paciente sea dado de alta.

Educación.

Educación y preparación del paciente y su familia sobre los derrames cerebrales, los cuidados médicos y las técnicas de adaptación.

El equipo de rehabilitación para los derrames cerebrales :

El equipo de rehabilitación para los derrames cerebrales trabaja con el paciente y su familia y contribuye a establecer objetivos de recuperación a corto y largo plazo. Muchos profesionales capacitados forman parte del equipo de rehabilitación pulmonar, incluyendo algunos o todos los siguientes:

  • Neurólogo / neurocirujano.

  • Fisiatra.

  • Internista.

  • Enfermeras de cuidados intensivos.

  • Fisioterapeuta.

  • Terapeuta ocupacional.

  • Logopedas o especialistas en lenguaje.

  • Audiólogo.

  • Dietista.

  • Trabajador social.

  • Psicólogo / neurosicólogo / psiquiatra.

  • Coordinadores de la atención médica.

  • Ortopeda.

  • Terapeuta recreativo.

  • Consejero vocacional.

  • Capellán.

Tipos de programas de rehabilitación después de un derrame cerebral:

Existe una gran variedad de programas de tratamiento para los derrames cerebrales, entre los que se incluyen los siguientes:

  • Programas de rehabilitación aguda.

  • Programas de rehabilitación subaguda.

  • Programas de cuidados de rehabilitación a largo plazo.

  • Programas de rehabilitación en el hogar.

Trastornos cerebrovasculares

Los trastornos cerebrovasculares afectan el flujo sanguíneo en las arterias y las venas que abastecen el cerebro - tales como aneurismas y accidentes cerebrovasculares.

Aprenda más

Trastornos Comunes de la Columna Vertebral, el Hombro y la PelvisCommon Disorders of the Spine, Shoulder, and Pelvis

Trastornos Comunes de la Columna Vertebral, el Hombro y la Pelvis

Existen muchas condiciones que afectan a la columna vertebral, los hombros y la pelvis que requieren el cuidado clínico de un médico u otro profesional del cuidado de la salud. Enumeradas en el directorio de abajo hay algunas de estas condiciones, para las cuales le proveemos una breve descripción.

La Artritis

La Espondilitis Anquilosante

El Tratamiento de la Artritis

La Necrosis Avascular

La Bursitis

Los Problemas de la Cadera

Cirugía de Reemplazo de Cadera

La Cifosis

El Dolor en la Parte Baja de la Espalda

Los Problemas del Cuello

El Dolor de Cuello

La Tortícolis (Cuello Torcido)

La Lesión de Latigazo Cervical

La Osteoporosis

Los Problemas de la Pelvis

La Ciática

La Escoliosis

Los Problemas del Hombro

Visión General de los Problemas del Hombro

La Dislocación del Hombro

La Tendinitis del Hombro

La Lesión del Manguito Rotatorio

Las Lesiones de los Tejidos Blandos

Trastornos de la columna vertebral

Los trastornos y lesiones de la columna vertebral afectan el sistema principal de apoyo del cuerpo.

Aprenda más

Dolores de CabezaHeadache

Dolores de Cabeza

¿Qué es un dolor de cabeza o cefalea?

El dolor de cabeza es un dolor o malestar en una o más áreas de la cabeza o la cara. Los dolores de cabeza varían grandemente en cuanto a su localización, intensidad y qué tan frecuentemente ocurren. Como resultado de esta variación, la Sociedad Internacional de Cefaleas (International Headache Society, IHS) ha creado varias categorías de dolor de cabeza para definir los tipos de cefalea de manera más precisa.

¿Qué es lo que duele en se tiene dolor de cabeza?

Hay varias áreas de la cabeza que pueden doler cuando se tiene dolor de cabeza, entre ellas las siguientes:

  • una red de nervios que se extienden sobre el cuero cabelludo

  • ciertos nervios en la cara, boca y garganta

  • músculos de la cabeza

  • vasos sanguíneos en la superficie y la base del cerebro (éstos contienen delicadas fibras nerviosas)

Los huesos del cráneo y los tejidos del cerebro mismo no duelen porque no tienen fibras nerviosas sensibles al dolor.

¿Qué causa un dolor de cabeza?

Los dolores de cabeza pueden ser causados por una variedad de afecciones, como trastornos del cuello, ojos, cerebro, mandíbula o dientes. Los dolores de cabeza con una afección médica subyacente son clasificados como dolores de cabeza secundarios porque están relacionados a la afección. Un ejemplo de esto sería un dolor de cabeza debido a una lesión del cuello o a una infección de los senos paranasales.

Otros dolores de cabeza son clasificados como primarios porque el dolor de cabeza mismo es el principal problema médico, aunque se puedan identificar causas no médicas subyacentes, como tensión muscular o alimentos. Otros factores contribuyentes pueden incluir medicamentos, deshidratación o niveles cambiantes de hormonas. Los factores que influencian los dolores de cabeza a veces se llaman los desencadenantes del dolor de cabeza.

¿Cuáles son los distintos tipos de dolor de cabeza primario?

  • migrañas
    Este tipo de dolor de cabeza se distingue por el hecho de que se presentan con otros síntomas. Por lo general ocurren náuseas y vómitos, aturdimiento, sensibilidad a la luz (fotofobia) y otros síntomas visuales.

    Las migrañas también son únicas en que tienen fases claras. Sin embargo, no todos los individuos experimentan cada fase. Entre las fases de una migraña se pueden encontrar:

    • una fase premonitoria - un cambio en el ánimo o conducta que puede ocurrir horas o días antes del dolor de cabeza.

    • una fase de aura - un conjunto de síntomas visuales, sensoriales o motores que preceden el dolor de cabeza de manera inmediata. Algunos ejemplos son alucinaciones, entumecimiento, cambios en el habla y debilidad muscular.

    • fase del dolor de cabeza - periodo de la cefalea en sí. Dolor pulsante en uno o ambos lados de la cabeza. La sensibilidad a la luz y al movimiento son comunes, al igual que la depresión, fatiga y ansiedad.

    • fase de la resolución del dolor de cabeza - el dolor disminuye durante esta fase, pero puede ser reemplazado por fatiga, irritabilidad y dificultar para concentrarse.  Algunos individuos se sienten refrescados después de un ataque, mientras que otros no.

  • dolores de cabeza tensionales
    Los dolores de cabeza tensionales constituyen el tipo más común de dolor de cabeza. El estrés y la tensión muscular son con frecuencia factores en los dolores de cabeza tensionales. Aunque los síntomas pueden diferir, los siguientes son síntomas comunes de un dolor de cabeza tensional:

    • inicio lento del dolor de cabeza

    • la cabeza por lo general duele en ambos lados

    • el dolor es sordo o se siente como una cinta o banda alrededor de la cabeza

    • el dolor puede incluir la parte posterior de la cabeza o la nuca

    • el dolor es leve a moderado, pero no grave

    Los dolores de cabeza tensionales por lo general no causan náuseas, vómitos o sensibilidad a la luz (fotofobia).

  • cefaleas en racimos
    Las cefaleas en racimos por lo general ocurren en una serie que puede durar semanas o meses, y la serie de cefaleas puede regresar cada uno o dos años. Aunque las personas con frecuencia experimentan los síntomas de forma distinta, los siguientes son los síntomas más comunes de una cefalea en racimos: 

    • dolor intenso en un lado de la cabeza, por lo general detrás de un ojo

    • el ojo que está afectado puede tener un párpado caído, la pupila pequeña o enrojecimiento e hinchazón del párpado

    • escurrimiento o congestión nasal

    • hinchazón de la frente

¿Cuáles son los síntomas más graves de un dolor de cabeza?

Los síntomas de un dolor de cabeza dependen del tipo que sea. La frecuencia de los dolores de cabeza y la intensidad de los síntomas también pueden variar. Los síntomas que pueden sugerir una cefalea más grave incluyen cualquiera de los siguientes:

  • dolores de cabeza que comienzan temprano en la mañana

  • dolor de cabeza que empeora con el esfuerzo, como la tos o un estornudo

  • vómitos sin náuseas

  • inicio súbito del dolor y sentir el "peor dolor de cabeza" de todos los tiempos

  • dolor de cabeza que se vuelve más intenso o continuo

  • cambios en la personalidad

  • cambios en la visión

  • debilidad en los brazos o piernas

  • convulsiones o epilepsia

Los síntomas del dolor de cabeza pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulte un médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostican los dolores de cabeza?

Tal vez el problema no se comprenda por completo de inmediato, pero podría ser revelado por una evaluación médica y pruebas diagnósticas completas. El diagnóstico de un dolor de cabeza se realiza mediante documentación exhaustiva de antecedentes, examen físico y pruebas diagnósticas.

Entre las preguntas comúnmente planteadas durante el examen se pueden encontrar, sin limitarse a, las siguientes:

  • ¿Cuándo ocurren los dolores de cabeza?

  • ¿Cuál es la localización del dolor de cabeza?

  • ¿Cómo es el dolor de cabeza?

  • ¿Cuánto duran los dolores de cabeza?

  • ¿Han habido cambios en la conducta o la personalidad?

  • ¿Los cambios en la posición o sentarse causan el dolor de cabeza?

  • ¿Tiene dificultad para dormir?

  • ¿Tiene antecedentes de estrés?

  • ¿Tiene antecedentes de lesión en la cabeza?

Si los antecedentes no son consistentes con migraña o dolores de cabeza tensionales y el examen neurológico resulta normal, tal vez no sea necesario realizar más pruebas. Sin embargo, si no se trata de un dolor de cabeza de tipo primario, tal vez se necesiten otras pruebas para determinar la causa.

Las pruebas utilizadas para determinar la causa de un dolor de cabeza pueden incluir:

  • pruebas de sangre - varias pruebas de la química sanguínea y de laboratorio pueden realizarse para evaluar afecciones subyacentes.

  • radiografía de los senos paranasales - un procedimiento de imágenes diagnósticas para evaluar la congestión u otros problemas que puedan ser corregidos.

  • imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) - un procedimiento diagnóstico que usa una combinación de grandes imanes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de órganos y estructuras del interior del cuerpo.

  • escáner de tomografía computarizada (CT o CAT, por sus siglas en inglés) - un procedimiento de imágenes diagnósticas que usa una combinación de rayos x y tecnología computarizada para producir imágenes seccionales cruzadas (con frecuencia llamadas cortes), tanto horizontales como verticales, del cuerpo. Un escáner CT muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluso los huesos, músculos, grasa y órganos. Los escáneres CT son más detallados que las radiografías generales.

Tratamiento para los dolores de cabeza:

El médico determinará el tratamiento específico para el dolor de cabeza en base a:

  • su edad, salud general y antecedentes médicos

  • el tipo del dolor de cabeza

  • intensidad y frecuencia de los dolores de cabeza

  • su tolerancia a medicamentos, procedimientos o terapias específicos

  • su opinión o preferencia

La meta final del tratamiento es impedir que ocurran los dolores de cabeza. El manejo adecuado de los dolores de cabeza depende de la identificación acertada del tipo de dolor de cabeza, y puede incluir:

  • evitar los desencadenantes conocidos, tales como ciertos alimentos y bebidas, falta de sueño y ayuno

  • cambiar los hábitos alimentarios

  • ejercicio

  • descansar en un ambiente tranquilo y oscuro

  • medicamentos, según lo recomiende su médico

  • manejo del estrés

Las migrañas podrían requerir una gestión específica de medicamentos, que incluyen:

  • medicamentos abortivos - medicamentos recetados por el médico que actúan sobre receptores específicos en los nervios y vasos sanguíneos de la cabeza para detener un dolor de cabeza que ya comenzó.

  • medicamentos de rescate - medicamentos comprados sin receta, como los analgésicos (que alivian el dolor), para detener el dolor de cabeza.

  • medicamentos preventivos - medicamentos recetados por el médico que se toman todos los días para reducir la cantidad de veces que comienza una migraña intensa.

Algunos dolores de cabeza pueden requerir atención médica inmediata, hospitalización para observación, exámenes de diagnóstico e incluso cirugía. El tratamiento es individualizado dependiendo de la afección subyacente que cause el dolor de cabeza. La recuperación completa depende del tipo de dolor de cabeza y otros problemas médicos que pudieran existir.

Dolores de cabeza

Un dolor de cabeza es un dolor o molestia en la cabeza, el cuero cabelludo o el cuello. Las causas graves de los dolores de cabeza son muy raras.

Aprenda más

Convulsiones

Las convulsiones causan cambios involuntarios en el movimiento del cuerpo o en la función, sensación, conciencia o comportamiento.

Aprenda más

Trastornos Comunes de la Columna Vertebral, el Hombro y la PelvisCommon Disorders of the Spine, Shoulder, and Pelvis

Trastornos Comunes de la Columna Vertebral, el Hombro y la Pelvis

Existen muchas condiciones que afectan a la columna vertebral, los hombros y la pelvis que requieren el cuidado clínico de un médico u otro profesional del cuidado de la salud. Enumeradas en el directorio de abajo hay algunas de estas condiciones, para las cuales le proveemos una breve descripción.

La Artritis

La Espondilitis Anquilosante

El Tratamiento de la Artritis

La Necrosis Avascular

La Bursitis

Los Problemas de la Cadera

Cirugía de Reemplazo de Cadera

La Cifosis

El Dolor en la Parte Baja de la Espalda

Los Problemas del Cuello

El Dolor de Cuello

La Tortícolis (Cuello Torcido)

La Lesión de Latigazo Cervical

La Osteoporosis

Los Problemas de la Pelvis

La Ciática

La Escoliosis

Los Problemas del Hombro

Visión General de los Problemas del Hombro

La Dislocación del Hombro

La Tendinitis del Hombro

La Lesión del Manguito Rotatorio

Las Lesiones de los Tejidos Blandos

Tumores de la columna vertebral

Los tumores de la columna vertebral son tumores que se forman en la columna vertebral o en el área que la rodea.

Aprenda más

Tumores CerebralesBrain Tumors

Tumores Cerebrales

¿Qué es un tumor cerebral?

Un tumor cerebral es el crecimiento anormal de tejido en el cerebro. El tumor puede originarse en el cerebro mismo o provenir de otra parte del cuerpo y viajar al cerebro (metastizarse). Los tumores del cerebro pueden clasificarse por su comportamiento en: benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos).

Un tumor benigno no contiene células cancerosas y, generalmente, una vez extraído no vuelve a aparecer. La mayoría de los tumores benignos tienen los bordes bien delimitados, lo cual significa que no invaden el tejido que los rodea. No obstante, estos tumores pueden causar síntomas similares a los de los tumores cancerosos debido a su tamaño y ubicación en el cerebro.

Los tumores cerebrales malignos contienen células cancerosas. Estos tumores generalmente crecen rápidamente e invaden los tejidos que los rodean. Los tumores cerebrales malignos no suelen diseminarse a otras partes del cuerpo, pero pueden reaparecer después del tratamiento. A veces, un tumor cerebral que no es canceroso se considera maligno debido a su tamaño, su ubicación y el daño que puede producir en las funciones vitales del cerebro.

Los tumores metastáticos son los que empiezan a crecer en otra parte del cuerpo y después se diseminan al cerebro a través de la corriente sanguínea. Los tipos más comunes de cáncer que viajan al cerebro incluyen el cáncer del pulmón, el del seno, melanomas (tipos de cáncer de la piel) y el cáncer del colon. Todos estos cánceres se consideran malignos cuando se propagan al cerebro.

Datos sobre los tumores cerebrales

Tenga en cuenta las siguientes afirmaciones de la sociedad americana del cáncer (American Cancer Society) sobre los tumores cerebrales:

  • En 2008, más de 21.810 personas en los EE.UU. serán diagnosticadas con tumores malignos en el cerebro o en la médula espinal.

  • El cáncer de cerebro o médula espinal representa el 1,3 por ciento de todos los cánceres y es responsable del 2,2 por ciento de todas las muertes relacionadas con el cáncer..

Ilustración de la vista lateral del cerebro y las divisiones en cerebro, cerebelo y tronco cerebral
Click Image to Enlarge

¿Qué causa los tumores cerebrales?

La mayoría de los tumores cerebrales tienen anomalías de los genes que participan en el control del ciclo celular, haciendo que las células crezcan de forma incontrolada. Dichas anomalías se deben a alteraciones directas de los genes o a desarreglos de los cromosomas que hacen cambiar la función de un gen.

Los pacientes que tienen ciertas enfermedades genéticas (por ejemplo la neurofibromatosis, la enfermedad de Von Hippel-Lindau, el síndrome de Li-Fraumeni y el retinoblastoma) tienen también mayor riesgo de desarrollar tumores del sistema nervioso central. Existen también algunos informes de miembros de la misma familia que desarrollaron tumores cerebrales sin tener ninguno de los síndromes genéticos anteriores.

Los investigadores han estudiado a los padres de niños que tienen tumores cerebrales y su exposición en el pasado a ciertas sustancias químicas. Algunas sustancias químicas pueden cambiar la estructura de un gen que protege al cuerpo de las enfermedades y del cáncer. Los trabajadores de las refinerías de petróleo y de las fábricas de caucho y los químicos tienen una mayor incidencia de ciertos tipos de tumores. La sustancia química tóxica (si es que existe alguna) que está relacionada con dicho aumento de los tumores no se conoce en la actualidad.

Los pacientes que han recibido radioterapia en la cabeza como parte de un tratamiento previo para otros tumores malignos también tienen mayor riesgo de desarrollar nuevos tumores cerebrales.

¿Cuáles son los síntomas de un tumor cerebral?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de un tumor cerebral. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas varían dependiendo tamaño y la ubicación del tumor. Muchos de los síntomas están relacionados con un aumento de la presión en el encéfalo o en esa zona. En el cráneo no hay espacio libre para ninguna otra cosa que no sean los delicados tejidos del encéfalo y su líquido. Cualquier tumor, tejido extra o líquido pueden causar presión en el encéfalo y producir un aumento de la presión intracraneal (su sigla en inglés es ICP), que puede tener como resultado que uno o más de los ventrículos que drenan el líquido cefalorraquídeo (su sigla en inglés es CSF), que es el líquido que rodea el encéfalo y la médula espinal, se bloquee y deje al líquido atrapado en el encéfalo. Este aumento de la ICP puede causar lo siguiente:

  • dolores de cabeza

  • vómitos (generalmente por la mañana).

  • náuseas

  • cambios de personalidad.

  • irritabilidad

  • somnolencia

  • depresión.

  • disminución de las funciones cardiaca y respiratoria y, si no se trata, coma.

Los síntomas de los tumores en el cerebro (la parte frontal del encéfalo) pueden incluir:

  • Aumento de la presión intracraneal (ICP).

  • Convulsiones

  • Alteraciones visuales.

  • Dificultad al hablar.

  • Parálisis o debilidad en una mitad del cuerpo o de la cara.

  • Somnolencia o confusión.

  • Cambios de personalidad/juicio deteriorado.

  • Pérdida de la memoria a corto plazo.

  • Disturbios del paso.

  • Problemas de comunicación.

Los síntomas de los tumores en el tronco del encéfalo (la parte media del encéfalo) pueden incluir:

  • Aumento de la presión intracraneal (ICP).

  • Convulsiones

  • Problemas endocrinos (diabetes, trastornos de la regulación hormonal o ambos).

  • Alteraciones visuales o visión doble.

  • Dolor de cabeza.

  • Parálisis de los nervios y músculos de la cara o de la mitad del cuerpo.

  • Cambios respiratorios.

  • Caminata torpe, no coordinada.

  • Pérdida de oído.

  • Cambios de la personalidad.

Los síntomas de los tumores en el cerebelo (la parte posterior del encéfalo) pueden incluir:

  • Aumento de la presión intracraneal (ICP).

  • Vómitos (generalmente por la mañana y sin náuseas).

  • Dolores de cabeza

  • Falta de coordinación de los movimientos musculares.

  • Problemas para caminar (ataxia).

Los síntomas de un tumor cerebral pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica un tumor cerebral?

Además del examen y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar los tumores cerebrales pueden incluir los siguientes:

  • Exploración neurológica  -  su médico examinará sus reflejos, su fuerza muscular, sus movimientos de los ojos y de la boca, su coordinación y estado alerta.

  • Tomografía computarizada (También llamada escáner CT o CAT.)  -  procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido adiposo y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías generales.

  • Imágenes por resonancia magnética (su sigla en inglés es MRI)  -  procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y estructuras dentro del cuerpo.

  • Rayos X  -  examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.

  • Escáner de los huesos  -  fotografías o radiografías de los huesos tomadas tras haber inyectado un líquido de contraste que es absorbido por el tejido de los huesos. Se utilizan para detectar tumores y anomalías en los huesos.

  • Arteriograma (También llamado angiograma.)  -  rayos X de las arterias y venas para detectar el bloqueo o estrechamiento de los vasos.

  • Mielograma  -  procedimiento en el se inyecta un contraste en el conducto raquídeo para hacer su estructura claramente visible con los rayos X.

  • Punción raquídea (También llamada punción lumbar.)  -  se coloca una aguja especial en la parte baja de la espalda, en el interior del conducto raquídeo, (la zona que rodea a la médula espinal). Por medio de este procedimiento se puede medir la presión que existe en el canal raquídeo y en el cerebro. También se puede extraer una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo (cerebral spinal fluid, CSF) y enviarla al laboratorio para comprobar si existe una infección o algún otro tipo de problema. El líquido cefalorraquídeo es el líquido que baña el encéfalo y la médula espinal.

El diagnóstico de un tumor cerebral depende fundamentalmente del tipo de células afectadas y de la ubicación del tumor.

¿Cuáles son los distintos tipos de tumores cerebrales?

Dibujo del cerebro de un adulto que explica los lugares en que se presentan los tumores con mas frecuencia
Click Image to Enlarge

Esxisten muchas clases diferentes de tumores cerebrales. Usualmente se categorizan por el tipo de células donde el tumor empieza, o se categorizan por el área del cerebro donde se presentan. Entre los tipos más comunes de tumores cerebrales se incluyen los siguientes:

  • Gliomas
    El tipo más frecuente de tumor cerebral primario es el glioma. Los gliomas comienzan en las células gliales, que son el tejido de sostén del encéfalo. Existen varios tipos de gliomas que se clasifican en función del lugar en que se encuentran y del tipo de células que originaron el tumor. Los diferentes tipos de gliomas son los siguientes:

    • Astrocitomas
      Los astrocitomas son tumores de células gliales que derivan de células de tejido conectivo llamadas astrocitos. Estas células pueden encontrarse en cualquier lugar del encéfalo o de la médula espinal. Los astrocitomas son el tipo de tumor cerebral más frecuente en los niños, y el tipo de tumor cerebral primario más común en los adultos. Los astrocitomas se suelen subdividir en tumores de alto grado, medio-grado y tumores de bajo grado. Los astrocitomas de alto grado son los más malignos de todos los tumores cerebrales. Además, los astrocitomas se clasifican según las señales que presentan, los síntomas que causan, el tratamiento y el pronóstico. Sin embargo, todos estos elementos dependen de la ubicación del tumor. La ubicación más común de estos tumores en los niños es el cerebelo, y reciben el nombre de astrocitomas cerebelosos. Los pacientes suelen tener síntomas de aumento de la presión intracraneal, dolores de cabeza y vómitos. También se pueden originar dificultades en la marcha y la coordinación, así como visión doble. En los adultos, los astrocitomas son más frecuentes en los hemisferios cerebrales (cerebro), donde con frecuencia causan un aumento en la presión intracraneal (su sigla en inglés es ICP), convulsiones, o cambios en el comportamiento.

    • Gliomas del tronco del encéfalo
      Los gliomas del tronco del encéfalo son los tumores que se encuentran en el tronco del encéfalo. La mayoría de los tumores del tronco del encéfalo no se puede extraer quirúrgicamente debido a su ubicación remota y a las delicadas y complejas funciones que se controlan en esta área. Los gliomas del tronco del encéfalo se producen casi exclusivamente en la infancia, principalmente en los niños en edad escolar. El niño generalmente no tiene aumentada la presión intracraneal (ICP), pero puede presentar problemas como visión doble, dificultad de movimiento en la cara o en un lado del cuerpo o dificultades de la marcha y de la coordinación.

    • Ependimomas
      Los ependimomas son también tumores de las células gliales. Generalmente se desarrollan en el revestimiento de los ventrículos o en la médula espinal. El lugar donde se suelen encontrar con más frecuencia en los niños es en las proximidades del cerebelo. El tumor a menudo obstruye el flujo de líquido cefalorraquídeo (el líquido que baña el encéfalo y la médula espinal) causando un aumento de la presión intracraneal. Este tipo de tumor afecta principalmente a los niños menores de 10 años. Los ependimomas pueden crecer lentamente, en comparación con otros tumores cerebrales, pero pueden reaparecer una vez que se termina el tratamiento. Los ependimomas recurrentes son tumores más invasivos y que presentan mayor resistencia al tratamiento. Dos por ciento de tumores de cerebro son ependimomas .

    • Gliomas del nervio óptico
      Los gliomas del nervio óptico se encuentran en la zona de los nervios que envía mensajes desde los ojos hasta el encéfalo. A menudo se encuentran en personas que padecen neurofibromatosis, una condición de nacimiento que hace que los niños sean más propensos a desarrollar tumores en el encéfalo. Los pacientes suelen presentar pérdida de visión y problemas hormonales, ya que estos tumores generalmente están situados en la base del encéfalo donde se ubica el control hormonal. Por lo general son difíciles de tratar debido a que están rodeados de estructuras encefálicas muy sensibles.

    • Oligodendrogliomas
      Este tipo de tumor también surge en las células de sostén del encéfalo. Ellos se encuentran con más frecuencia en los hemisferios cerebrales (cerebro). Las convulsiones son un síntoma muy común de esos tumores, así como los dolores de cabeza, la debilidad, o los cambios en el comportamietno o sentirse dormilado. Estos tumores tienen un pronóstico mejor que la mayoría de los otros gliomas, pero pueden volverse malignos con el tiempo. Cuatro por ciento de los tumores cerebrales son oligodendrogliomas.

  • Tumores metastásicos
    En los adultos, los tumores cerebrales metastásicos son el tipo más frecuente de tumor cerebral. Dichos tumores empiezan a crecer en otra parte del cuerpo y después se diseminan al encéfalo a través de la corriente sanguínea. Cuando los tumores llegan al encéfalo suelen asentarse en una zona llamada hemisferios cerebrales, o bien en el cerebelo. Con frecuencia, el paciente tiene muchos tumores metastásicos en distintas áreas del encéfalo. Los cánceres de pulmón, seno y colon viajan a menudo hasta el encéfalo, al igual que ciertos cánceres de piel. Los tumores cerebrales metastásicos pueden ser bastante agresivos y volver a aparecer después de la cirugía, la radioterapia o la quimioterapia.

  • Meningiomas
    Los meningiomas suelen ser tumores benignos que proceden de las meninges o de la duramadre, que es la membrana resistente que recubre el encéfalo justo por debajo del cráneo. Este tipo de tumor es responsable de un 25 por ciento de los tumores cerebrales. Dichos tumores crecen despacio y pueden existir por años antes de ser detectados. Los meningiomas son más comunes en los pacientes de edad avanzada, con la tasa más elevada en las personas en sus 70s y 80s. Ellos se ubican con frecuencia en los hemisferios cerebrales, justo debajo del cráneo. Suelen estar separados del encéfalo y algunas veces se pueden eliminar totalmente durante la cirugía. Sin embargo, también pueden reaparecer después de la cirugía y algunos tipos pueden ser malignos.

  • Schwannomas
    Los Schwannomas son tumores benignos, parecidos alos meningiomas. Nacen de las células de apoyo de los nervios que abandonan el cerebro, y son más comunes en los nervios que controlan la audición y el balance. Cuando los schwannomas afectan a dichos nervios, reciben el nombre de schwannomas vestibulares o neuromas acústicos. Comunmente se presentan con pérdida de audición, y en ocación pérdida del balance o problemas de debilidad en un lado de la cara. La cirugía puede ser difícil debido al área del cerebro en el que ocurren, y de las estructuras vitales alrededor del tumor. Ocasionalmente, la radiación (o una combinación de cirugía y radiación) se utilizan en el tratamiento de estos tumores.

  • Los tumores de la glándula pituitaria
    La glándula pituitaria está localizada en la base del cerebro. Produce hormonas que controlan muchas otras glándulas en el cuerpo. Estas glándulas incluyen la glándula tiroide, las glándulas adrenales, los ovarios y los testículos, así como la producción de la leche en las mujeres embarazadas y el balance de los fluidos en los riñones. Los tumores que ocurren en la glándula pituitaria o a su alrededor pueden afectar el funcionamiento de ella, o la sobreproducción de hormonas que son enviadas a las otras glándulas. Esto puede producir problemas en el funcionamiento de la tiroides, impotencia, producción de leche en los senos, menstruaciones irregulares o problemas para regular el equilibrio de líquidos en el cuerpo. Además, debido a la cercanía entre la glándula pituitaria y los nervios de los ojos, los pacientes pueden presentar pérdida de la vista.

    Los tumores en la pituitaria son con frecuencia benignos, y al extirpar los tumores en su totalidad hace que sea menos probable de que reocurran. Ya que la pituitaria está en la base del cráneo, para alcanzar y extirpar los tumores pituitarios los procedimientos podrían realizarse por medio de la nariz o de las encías superiores. Ciertos tipos de tumores se pueden tratar con medicamentos que, en algunos casos, pueden reducir el tamaño del tumor o detener su crecimiento.

  • Tumores neuroectodérmicos primitivos (su sigla en inglés es PNET)
    Los PNET pueden aparecer en cualquier parte del encéfalo, aunque la ubicación más frecuente es la parte posterior del encéfalo, cerca del cerebelo. Cuando aparecen en esta zona se denominan meduloblastomas. Los síntomas dependen de su ubicación en el encéfalo, pero lo típico es que el paciente tenga aumento de la presión intracraneal. Estos tumores crecen rápidamente y suelen ser malignos, y en ocasiones se extienden por todo el encéfalo o la médula espinal.

  • Meduloblastomas
    Los meduloblastomas son un tipo de PNET que se encuentra cerca de la línea media del cerebelo. Este tumor crece rápidamente y a menudo obstruye el drenaje del líquido cefalorraquídeo (el líquido que baña el encéfalo y la médula espinal), causando síntomas asociados con un aumento de la presión intracraneal (ICP). Las células de los meduloblastomas pueden diseminarse (por metástasis) a otras zonas del sistema nervioso central, especialmente alrededor de la médula espinal. Generalmente se requiere un tratamiento combinado de cirugía, radiación y quimioterapia para controlar estos tumores.

  • Craneofaringioma
    Los craneofaringiomas son tumores benignos que aparecen en la base del encéfalo, cerca de los centros hormonales y de los nervios que van desde los ojos al encéfalo. Estos tumores representan sólo el uno por ciento de todos los tumores cerebrales diagnosticados en los EE.UU. Los síntomas incluyen dolores de cabeza y problemas en la visión. Los desequilibrios hormonales son frecuentes e incluyen la falta de crecimiento y baja estatura. También pueden aparecer síntomas de aumento de la presión intracraneal. Aunque estos tumores son benignos, son difíciles de eliminar debido a que están rodeados de estructuras encefálicas muy sensibles.

  • Tumores de la región pineal
    Cerca de la glándula pineal, que contribuye a controlar los ciclos del sueño y la vigilia, pueden surgir muchos tumores diferentes. Los gliomas son frecuentes en esta región, al igual que los pineoblastomas. Además, los tumores de las células germinales, otro tipo de tumores malignos, también pueden aparecer en esta zona.  Los quistes benignos de la glándula pineal también aparecen en este lugar, con lo que resulta difícil diferenciar entre un tumor maligno y uno benigno. Con frecuencia es necesario realizar una biopsia o extraer el tumor para distinguir si se trata de un tumor maligno o uno benigno. Los pacientes que tienen tumores en esta zona a menudo padecen dolores de cabeza o síntomas de aumento de la presión intracraneal. El tratamiento depende del tipo de tumor y de su tamaño.

Tratamiento para los tumores cerebrales:

El tratamiento específico de los tumores cerebrales será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • el tipo, la ubicación y el tamaño del tumor.

  • la gravedad del trastorno

  • su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir (solo o en combinación):

  • Cirugía
    La cirugía suele ser el primer paso para el tratamiento de los tumores cerebrales. El objetivo consiste en eliminar la mayor cantidad de tumor posible manteniendo al mismo tiempo las funciones neurológicas. También se hace una biopsia para examinar los tipos de células del tumor y realizar el diagnóstico. Se suele hacer cuando el tumor está rodeado de estructuras sensibles que pueden dañarse al extraerlo.

  • Quimioterapia

  • Radioterapia

  • Esteroides (para tratar y prevenir la inflamación, especialmente en el encéfalo).

  • Medicamentos anticonvulsivos (para tratar y prevenir las convulsiones asociadas con el aumento de la presión intracraneal).

  • Derivación ventriculoperitoneal (también conocida como derivación VP).
    Es un tubo que se coloca en los espacios llenos de fluido cerebral, que se llaman ventrículos. El otro extremo del tubo se sitúa en el abdomen para ayudar a drenar el exceso de fluido que puede acumularse en el encéfalo y causar un aumento de la presión en el mismo.

  • Trasplante de médula ósea.

  • Cuidados de apoyo (para reducir al mínimo los efectos secundarios del tumor o del tratamiento).

  • Rehabilitación (para recuperar las capacidades motoras y la fuerza muscular perdidas; en el equipo de cuidados de la salud pueden participar fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales y del habla).

  • Antibióticos (para tratar y prevenir las infecciones).

  • Seguimiento continuo (para controlar la enfermedad, detectar reapariciones del tumor y controlar los efectos del tratamiento).

Entre las terapias nuevas que se pueden utilizar para tratar el cáncer encefálico se incluyen las siguientes:

  • Radiocirugía estereotáctica - una nueva técnica que dirige altas dosis de radiación al lugar del tumor, salvando los tejidos normales que lo rodean, mediante la utilización de rayos de fotones emitidos por un acelerador lineal o rayos X de cobalto.

  • Terapia genética - se añade un gen especial a un virus y se inyecta éste en el tumor cerebral. Posteriormente se administra un medicamento antiviral que mata las células cancerosas que están infectadas con el virus modificado.

  • Galletas de quimioterapia - galletas que contienen BCNU, un fármaco que destruye el cáncer, y se insertan en el tumor cerebral durante una cirugía.

Pronóstico a largo plazo para las personas que tienen un tumor cerebral

El pronóstico depende en gran medida de lo siguiente:

  • El tipo de tumor.

  • La gravedad de la enfermedad

  • El tamaño y la ubicación del tumor.

  • La presencia o ausencia de metástasis.

  • La respuesta del tumor a la terapia

  • Su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Los nuevos acontecimientos en el tratamiento.

Como sucede con cualquier tipo de cáncer, el pronóstico y la supervivencia a largo plazo pueden variar considerablemente según el individuo. La atención médica a tiempo y una terapia agresiva contribuyen a un mejor pronóstico. El seguimiento continuo es esencial para una persona a la que se le diagnostica un tumor cerebral. Los efectos secundarios de la radioterapia y la quimioterapia, así como la aparición de nuevas enfermedades malignas, pueden presentarse en los sobrevivientes de los tumores cerebrales.

Tal vez se deba extender el período de rehabilitación para recuperar las capacidades motoras y la fuerza muscular perdidas. Los fisioterapeutas, terapeutas del habla y ocupacionales pueden participar en algún tipo de rehabilitación. Es necesario realizar más investigaciones para mejorar los tratamientos, reducir los efectos secundarios de los tratamientos y encontrar una cura para esta enfermedad. De todas maneras, continuamente se descubren nuevos métodos para mejorar el tratamiento y reducir los efectos secundarios.

Los tumores del cerebro y la columna vertebral

Los tumores del cerebro son crecimientos anormales de tejido que se encuentran dentro del cráneo o del cerebro.

Aprenda más