Baylor Health Care SystemAbout B
 
¿Necesita algo? Llámenos al: 1.800.4BAYLOR(1.800.422.9567)
Tamaño del texto:

La mediana edad y más 

La edad nos afecta a todos de diferentes maneras. Hoy en día, muchos adultos están celebrando la buena salud junto con la longevidad. Es importante ser consciente de los muchos componentes del envejecimiento, incluyendo los cambios físicos, hormonales y emocionales.

Permaneciendo Saludable Después de la MenopausiaStaying Healthy After Menopause

Mantenerse saludable después de la menopausia

Fotografía de un hombre y una mujer fuera con el perro

Si bien este cambio de vida llamado menopausia solía ser una etapa que causaba pavor a muchas mujeres, la mujer de hoy tiene mucho conocimiento médico y recursos a su disposición a medida que experimentan la menopausia. La clave para permanecer juvenil y activa es una buena nutrición y el ejercicio físico regular.

Necesidades nutricionales después de la menopausia

Como una persona envejece, las necesidades nutricionales cambian. Una mujer premenopáusica debe consumir alrededor de 1.000 mg de calcio al día. Las mujeres después de la menopausia deben consumir 1.200 mg de calcio al día, según la American Academy of Orthopaedic Surgeons.

La vitamina D también es muy importante para la absorción de calcio y la formación de huesos. De acuerdo con un estudio realizado en 1992, las mujeres con osteoporosis posmenopáusica que tomaron la vitamina D durante tres años redujeron significativamente el riesgo de fracturas vertebrales. Esta cuestión es objeto de controversia, ya que la vitamina D puede causar cálculos renales, estreñimiento o dolor abdominal, especialmente en mujeres con problemas de riñón.

Otras pautas recomendadas por el Consejo Nacional de Investigación de los Institutos Nacionales de Salud son:

  • Elija alimentos bajos en grasa, grasa saturada y colesterol. El consumo de grasas debe ser inferior al 30 por ciento de la ingesta diaria de calorías.

  • Coma frutas, vegetales y productos de cereal de grano integral, especialmente aquellos ricos en vitamina C y beta caroteno. Personas de todas las edades deben consumir 20 a 30 gramos de fibra al día.

  • Evite los alimentos y las bebidas con azúcar procesada, ya que muchos de estos productos contienen calorías vacías y fomenta el aumento de peso.

  • Evite los alimentos curados en sal y ahumados, como las salchichas, el pescado ahumado, jamón, tocino, mortadela y los hot-dogs. Estos alimentos son ricos en sodio, lo que puede derivar en hipertensión arterial, un riesgo grave para las mujeres mayores.

La importancia del ejercicio después de la menopausia

Las mujeres menopáusicas con frecuencia experimentan un aumento de peso, posiblemente debido a la disminución de los niveles de estrógeno. El aumento de su nivel de actividad ayudará a evitar ese aumento de peso. El ejercicio se vuelve especialmente importante, ya que la mujer envejece. El ejercicio regular beneficia al corazón y los huesos, ayuda a regular el peso, y puede ser un reforzador del humor, creando una mayor sensación de bienestar. Las mujeres que son inactivas físicamente tienen más probabilidades de sufrir de enfermedad coronaria del corazón, obesidad, presión arterial alta, diabetes y osteoporosis. Las mujeres sedentarias también pueden sufrir de dolor crónico de espalda, insomnio, mala circulación, debilidad muscular, pérdida de masa ósea y depresión.

Las actividades aeróbicas, como caminar, trotar, nadar, andar en bicicleta y bailar, ayudan a evitar algunos de estos problemas y también ayudan a elevar los niveles de colesterol HDL, comúnmente conocido como el colesterol "bueno". Los ejercicios de soporte de peso, como caminar y correr, así como el entrenamiento con pesas moderado, ayudan a aumentar la masa ósea. En las mujeres posmenopáusicas, el ejercicio moderado ayuda a preservar la masa ósea en la columna vertebral y previene las fracturas.

El ejercicio también tiene una cualidad de realzar su ánimo, debido a las hormonas, llamadas endorfinas, que se liberan en el cerebro. La calidad del estado de ánimo que tienen estas endorfinas puede durar varias horas y ayuda al cuerpo a combatir el estrés.

Siempre consulte a su médico antes de comenzar un programa de ejercicios, especialmente si usted ha sido sedentario. Su médico le puede recomendar el programa de ejercicios adecuado para usted.

Sexo después de la menopausia

La actividad sexual puede disminuir en algunas mujeres durante y después de la menopausia. Los síntomas de la menopausia, como los tejidos genitales más secos y los niveles bajos de estrógeno, pueden contribuir a una disminución en el interés sexual. Sin embargo, las cremas de estrógeno y píldoras de estrógeno pueden restaurar la elasticidad y las secreciones en el área genital, y lubricantes solubles también pueden ayudar a hacer el acto sexual más placentero.

Es importante tener en cuenta que las mujeres que todavía tienen menstruaciones esporádicas durante la perimenopausia necesitan continuar utilizando algún método anticonceptivo. Consulte a su médico acerca de qué forma de control de la natalidad puede ser mejor para usted.

Mantenerse saludable después de la menopausia

Los siguientes consejos le ayudarán a proporcionar una vida saludable después de la menopausia. Consulte con su médico para obtener más información:

  • Si está considerando la terapia de reemplazo hormonal, debe tomar la decisión sólo después de que usted y su médico hayan evaluado la relación riesgo-beneficio en función de sus antecedentes médicos particulares.

  • LLeve una dieta baja en grasas, alta en fibras y rica en frutas, verduras y granos enteros. Reduzca la ingesta de grasas saturadas.

  • No fume. Fumar es un factor de riesgo para enfermedades del corazón.

  • Haga ejercicio con regularidad. Incluso el ejercicio moderado, como caminar media hora tres veces a la semana es beneficioso.

  • Mantenga un peso saludable.

  • Tome los medicamentos para la presión arterial alta o para reducir el colesterol, si se lo indicó su médico. Esto ayudará a minimizar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

  • Reduzca el estrés de su vida a través de técnicas de relajación o el ejercicio regular.

Manténgase saludable después de la menopausia

Una buena nutrición y el ejercicio regular pueden ayudarla a mantenerse sana y joven en esta etapa de la vida.

Más información

OsteoporosisOsteoporosis

Osteoporosis

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis, o tejido óseo poroso, es una enfermedad en la que hay pérdida de masa ósea y destrucción del tejido óseo. Este proceso causa el debilitamiento de los huesos y los hace más propensos a quebrarse. Los huesos más frecuentemente afectados son las caderas, la columna vertebral y las muñecas.

Pareja de ancianos caminando sobre una ruta

¿Quiénes se ven afectados por la osteoporosis?

La osteoporosis afecta a más de 10 millones de norteamericanos, siendo las mujeres cuatro veces más propensas que los hombres a desarrollar la enfermedad. Otros 34 millones de los americanos mayores de 50 años tienen disminución de la masa ósea y como resultado tienen mayor riesgo de padecer osteoporosis. La deficiencia de estrógenos es una de las principales causas de pérdida de masa ósea en las mujeres durante y después de la menopausia. Las mujeres pueden perder hasta el 20 por ciento de su masa ósea en los cinco o siete años posteriores a la menopausia.

Otros factores de riesgo para la osteoporosis

Aunque no se conoce la causa precisa de la osteoporosis, existen muchos factores que contribuyen a su aparición, incluyendo los siguientes:

  • Envejecimiento. Los huesos pierden densidad y se debilitan con la edad.

  • Raza. Las mujeres caucásicas (de raza blanca) y asiáticas presentan mayor riesgo aunque la enfermedad puede afectar a todas las razas.

  • Peso. La obesidad está relacionada con una mayor masa ósea, por consiguiente, las personas de bajo peso y menor masa muscular presentan mayor riesgo de contraer la enfermedad.

  • Factores relacionados con el estilo de vida. Los siguientes factores relacionados con el estilo de vida pueden aumentar las posibilidades de que una persona contraiga osteoporosis:

    • La inactividad física.

    • Cafeína.

    • El consumo excesivo de alcohol.

    • El hábito de fumar.

    • Una dieta pobre en calcio y vitamina D.

  • Ciertos medicamentos.

  • Antecedentes familiares de enfermedades óseas.

En  2006,  la North  American  Menopause  Society  (Sociedad Norteamericana de Menopausia, NAMS por sus siglas en inglés)  revisó y actualizó sus pautas para el diagnóstico, prevención y tratamiento de la osteoporosis posmenopáusica.  Entre sus recomendaciones actualizadas, la NAMS sugiere que las mujeres deben revisar regularmente el ejercicio en su estilo de vida con sus médicos, y se debe fomentar aquellas prácticas que ayuden a reducir el riesgo de sufrir osteoporosis.  Además, la NAMS recomienda que la mujer debe evaluar el riesgo de caídas por lo menos una vez al año después de la menopausia.  Una recomendación adicional es que el peso y la altura de la mujer se deben medir todos los años, y que se debe hacer evaluar por cifosis y dolor de espalda.

¿Cuáles son los síntomas de la osteoporosis?


La osteoporosis a menudo es denominada la "enfermedad silenciosa" porque las personas con esta enfermedad pueden no presentar síntomas. Algunas pueden tener dolor en los huesos y en los músculos, en especial en la espalda. Algunas veces, una vértebra que colapsa puede causar dolor intenso, diminución de la estatura, o deformidad en la columna vertebral. 

Los síntomas de la osteoporosis pueden asemejarse a los de otros desórdenes o problemas médicos.  Siempre busque el diagnóstico de su médico.

Cómo se diagnostica la osteoporosis

Además del examen y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar la osteoporosis pueden incluir los siguientes:

  • Historia médica familiar.

  • Rayos X (esqueléticos). Examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.

  • Examen de densidad ósea (también llamado densitometría ósea). Medición de la masa ósea en relación con su volumen para determinar las probabilidades de desarrollar osteoporosis.

  • Exámenes de sangre (para medir los niveles de calcio y de potasio en la sangre).

  • Puntuación FRAX. Una puntuación dada a estimar el riesgo de una fractura dentro de 10 años. La puntuación utiliza los resultados de una prueba de densitometría ósea, así como otros factores individuales. 

Los efectos de la enfermedad se pueden controlar mejor con un diagnóstico y tratamiento temprano.

Más sobre la densitometría ósea

El gráfico muestra T score
Haga clic en la imagen para agrandar

El principal objetivo de la prueba de densitometría ósea es identificar a las personas con osteoporosis y osteopenia (disminución en la masa ósea) para poder implementar la terapia y los tratamientos médicos apropiados.  Los tratamientos tempranos ayudan a prevenir futuras fracturas de huesos.  También se puede recomendar a las personas que ya se han fracturado y se considera que tienen probabilidades de sufrir osteoporosis.

La prueba de densitometría ósea determina la densidad mineral del hueso (BMD, por sus siglas en inglés).  Su  BMD se compara con dos estándares - adultos jóvenes saludables (su puntaje T) y por grupo de edad (su puntaje Z).

Primero, el resultado de su BMD se compara con los resultados de los BMD de adultos saludables de entre 25 y 35 años de edad de su mismo sexo y origen étnico.  La desviación estándar (SD, por sus siglas en inglés) es la diferencia entre su BMD y la de adultos jóvenes saludables.  Este resultado es su puntaje T.  Los puntajes T positivos indican que el hueso es más fuerte que lo normal;  los puntajes T negativos indican que el hueso es más débil que lo normal.

De acuerdo a la World  Health  Organization (Organización Mundial de la Salud), la osteoporosis se define sobre la base de los siguiente niveles de densidad ósea:

  • Un puntaje T dentro de 1 SD  (+1  o  -1) de la media adulta indica densidad ósea normal. 

  • Un puntaje T de  1  a  2.5  SD  debajo de la media de adultos jóvenes (-1 a  -  2.5  SD) indica un bajo nivel de masa ósea. 

  • Un puntaje T de 2.5  SD o más por debajo de la media de adultos jóvenes (>  -  2.5  SD) indica la presencia de osteoporosis. 

En general, el riesgo de fractura de hueso se duplica con cada SD por debajo de lo normal.  Por esto, una persona con un BMD de 1 SD por debajo de los normal (puntaje T de -1) tiene el doble de probabilidades de fracturarse un hueso que una persona con un BMD normal.  Una persona con un puntaje T de -2 tiene 4 veces más probabilidades de fracturarse un hueso que una persona con un BMD normal.  Cuando se conoce esta información, las personas con alto riesgo de fracturas se pueden tratar, con la meta de evitar futuras fracturas.

Segundo, su BMD se compara con un estándar por grupo de edad.  Este es su puntaje Z.  Los puntajes Z se calculan de la misma forma, pero las comparaciones se realizan con alguien de su misma edad, sexo, origen étnico, estatura y peso.

Tratamiento de la osteoporosis

El tratamiento específico de la osteoporosis será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos.

  • La gravedad de la enfermedad.

  • Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la evolución de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

Los objetivos del tratamiento de la osteoporosis son reducir el dolor, evitar las fracturas y reducir al mínimo la pérdida ósea. Algunos de los métodos empleados para tratar la osteoporosis sirven también para evitar su desarrollo, incluyendo los siguientes:

  • Mantener un peso corporal adecuado.

  • Aumentar las caminatas y otros ejercicios con peso.

  • Reducir al mínimo el consumo de cafeína y de alcohol.

  • Dejar de fumar.

  • Mantener un consumo adecuado de calcio mediante la dieta alimenticia y suplementos. La vitamina D también es necesaria debido a que favorece la absorción del calcio.

  • Prevenir las caídas en los ancianos para evitar fracturas (es decir, instalar pasamanos u otros aparatos en baños, duchas, etc.).

  • Consulte con su médico sobre un régimen de medicación.

La Administración de los Alimentos y las Drogas de Estados Unidos (US Food and Drug Administration, FDA) aprobó los siguientes medicamentos para mantener la salud de los huesos en las mujeres que ya pasaron por la menopausia y que tienen osteoporosis:

  • Terapia de Reemplazo del Estrógeno (su sigla en inglés es ERT) o Terapia de Reemplazo de Hormonas (su sigla en inglés es HRT). Se ha comprobado que la ERT reduce la pérdida ósea, aumenta la densidad ósea y disminuye el riesgo de fracturas de cadera y columna e.  mujeres posmenopáusicas. Sin embargo, una mujer que piense en iniciar una ERT debe consultarlo con su médico, ya que un estudio reciente realizado por el Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute) de los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH) observó riesgos de salud asociados con esta terapia..

  • Alendronate sodium (Fosamax). Este medicamento, parte del un grupo de medicamentos bifosfonatos, reduce la pérdida de hueso, aumenta la densidad ósea y reduce el riesgo a las fracturas.

  • Sodio risedronato (Actonel). Este medicamento también hace parte de la familia del bifosfonato y tiene efectos parecidos al alendronate.

  • Ibandronato de sodio (Boniva). Este medicamento es un nuevo tipo de bifosfonato que se toma una vez al mes.  Funciona reduciendo la velocidad de la pérdida de hueso, lo que puede incrementar la masa ósea.

  • Raloxifeno (Evista). Este medicamento proviene de un grupo nuevo de medicamentos llamados moduladores receptivos selectivos del estrógeno (selective estrogen receptor modulators, SERMs) que ayudan a prevenir la pérdida de hueso.

  • Parathyroid hormone (Fortéo) This medication is a form of parathyroid hormone, teriparatide, and is approved to treat postmenopausal women and men who are at high risk for fractures. It helps form bone.

  • Denosumab (Prolia, Xgeva). Este medicamento es un anticuerpo monoclonal administrada mediante una inyección debajo de la piel y está aprobado para las mujeres con osteoporosis con alto riesgo de fracturas. 

Rehabilitación para la osteoporosis

Un programa de rehabilitación para la osteoporosis se diseña para satisfacer las necesidades de un paciente en particular, en función del tipo y gravedad de la enfermedad.  La participación activa del paciente y su familia es fundamental para el éxito del programa.

El objetivo de la rehabilitación es ayudarle al paciente a regresar al nivel más alto de función e independencia posible, al tiempo que se mejora la calidad de vida general (física, emocional y social).  El eje de la rehabilitación es disminuir el dolor, ayudar a evitar fracturas y minimizar futuras pérdidas de hueso.

Para poder ayudar a alcanzar estas metas, los programas de rehabilitación para la osteoporosis pueden incluir lo siguiente:

  • Programas de ejercicio y condicionamiento para aumentar el peso soportado y el acondicionamiento físico. 

  • Técnicas para el manejo del dolor.

  • Asesoramiento nutricional para mejorar la ingesta de calcio y vitamina D, y disminuir la ingesta de cafeína y alcohol.

  • Uso de dispositivos de asistencia para mejorar la seguridad en el hogar.

  • Educación del paciente y su familia, especialmente en prevención de caídas. 

El equipo de rehabilitación para la osteoporosis

Los programas de rehabilitación para la osteoporosis se pueden realizar tanto bajo internación como en forma ambulatoria.  Muchos profesionales calificados son parte del equipo de rehabilitación para la osteoporosis, incluyendo a cualquiera o todas las siguientes especialidades:

  • Ortopedista/cirujano ortopédico. 

  • Fisiatra. 

  • Internista. 

  • Enfermera de rehabilitación. 

  • Nutricionista. 

  • Fisioterapeuta. 

  • Terapeuta ocupacional. 

  • Trabajador social. 

  • Psicólogo/psiquiatra. 

  • Terapeuta recreativo. 

  • Párroco. 

  • Terapeuta vocacional.

La osteoporosis

La osteoporosis es el tipo de enfermedad ósea más común que afecta a aproximadamente a una de cada cinco mujeres estadounidenses mayores de 50 años.

Más información

Introducción a la MenopausiaIntroduction to Menopause

Introducción a la Menopausia

Fotografía de una madre y su hijo pequeño sonriendo

¿Qué es la menopausia?

Cuando una mujer cesa definitivamente de tener periodos menstruales, ella ha llegado a una etapa de su vida llamada menopausia. Frecuentemente llamada "el cambio de la vida", esta etapa señala el final de la capacidad de una mujer para tener hijos. Muchos médicos en efecto, usan el término menopausia para referirse al periodo de tiempo en el que el nivel de las hormonas de una mujer cambia. Se dice que la menopausia es completa cuando los periodos menstruales han parado continuamente por un año.

A la fase de transición anterior a la menopausia se le refiere como climatérica términos médicos, pero más recientemente se le llama perimenopausia. Durante este periodo de transición antes de la menopausia, el abastecimiento de óvulos maduros en los ovarios de una mujer disminuye y la ovulación se vuelve irregular. Al mismo tiempo, la producción del estrógeno y de progesterona disminuye. Y es, la enorme caída en los niveles de estrógeno, que causa la mayoría de los síntomas comúnmente asociados con la menopausia.

¿Cuándo ocurre la menopausia?

Mientras el promedio de la edad para la menopausia es 51 años, la menopausia puede en efecto ocurrir en cualquier momento a partir de los años 30 al los 50s mediados o más adelante. Las mujeres que fuman y que están más bajas de peso que lo normal, tienden a experimentar la menopausia más temprano, mientras las mujeres que pesan más de lo normal tienden a experimentar la menopausia más tarde. Generalmente, una mujer tiende a experimentar la menopausia alrededor de la misma edad que su madre lo hizo.

La menopausia puede también ocurrir por otras razones a parte de las naturales. éstos pueden incluir, pero no se limitan a, los siguientes:

  • La menopausia prematuraLa menopausia prematura puede ocurrir cuando hay fallo del ovario antes de los 40 años de edad, y puede ser asociado con el fumar, la exposición a la radiación, drogas quimo-terapéuticas, o la cirugía que impide el abastecimiento de sangre al ovario.

  • La menopausia quirúrgicaLa menopausia quirúrgica puede seguir a la ooforectomía (la extirpación de uno, o ambos ovarios), o a la radiación de la pelvis, incluyendo los ovarios, en las mujeres premenopáusicas. Esto, da como resultado una menopausia abrupta, en donde las mujeres experimentan síntomas menopáusicos más severos que si hubieran experimentado la menopausia naturalmente.

¿Cuáles son los síntomas de la menopausia?

Los siguientes son los síntomas más comunes de la menopausia. Sin embargo, cada mujer puede experimentar los síntomas de una forma distinta - algunas tienen pocos síntomas y menos severos, mientras que otras los tienen más frecuente y estresantes. Las señales y los síntomas de la menopausia pueden incluir los siguientes:

calores repentinos o sofocos

Los fogajes, con mucha ventaja, son el síntoma más común de la menopausia, con un 75 por ciento de las mujeres, experimentando periodos de aumento en la temperatura de sus cuerpos, repentinos y breves. Usualmente los fogajes comienzan antes del último periodo de una mujer. Para un 80 por ciento de las mujeres, los fogajes ocurren por dos años o menos. Un pequeño porcentaje de mujeres experimentan los fogajes por más de dos años. Estos fogajes parecen estar directamente relacionados con la disminución en los niveles de estrógeno. Los fogajes varían en frecuencia e intensidad para cada mujer.

Además del aumento en la temperatura de la piel, un fogaje puede causar un aumento en la frecuencia cardiaca de una mujer. Esto causa sudores repentinos a medida que el cuerpo trata de reducir su temperatura. Este síntoma puede también estar acompañado por palpitaciones cardiacas y mareos.

A los fogajes que ocurren durante la noche se les llaman sudores nocturnos. Una mujer puede despertarse empapada en sudor y tener que cambiar sus camisones de noche y sus sábanas.

la atrofia vaginal

La atrofia vaginal incluye la resequedad y el engrosamiento del tejido de la vagina y la uretra. Esto puede llevar a la dispareunia (el dolor durante el coito), como también a la vaginitis, cistitis y a las infecciones del tracto urinario.

el relajamiento de los músculos pélvicos

El relajamiento de los músculos pélvicos puede llevar a la incontinencia urinaria y también aumenta el riesgo del útero, la vejiga, la uretra o del recto, de salirse a la vagina.

los efectos cardiacos

mareos intermitentes, parestesia (una sensación anormal como entumecimiento, cosquilleo, hormigueo, y, o sensibilidad elevada), palpitaciones cardiacas y taquicardia pueden ocurrir como síntomas de la menopausia.

el crecimiento del pelo

El cambio de las hormonas puede causar que algunas mujeres experimenten un aumento en el vello facial y, o una escasez en el cabello.

la salud mental

Mientras es común pensar que la salud mental puede ser afectada negativamente por la menopausia, varios estudios han indicado que las mujeres menopáusicas no sufren más ansiedad, depresión, ira, nerviosismo, o sentimientos de estrés que las mujeres de la misma edad que todavía están menstruando. Los síntomas sicológicos y emocionales de fatiga, irritabilidad, insomnio y nerviosismo pueden estar relacionados tanto con la carencia del estrógeno y el estrés del envejecimiento, como con el cambio en los papeles de una mujer durante su vida.

Pregunta: "Yo tengo 49 años y he comenzado a mostrar señales de la menopausia, con los fogajes siendo los más molestos. Quisiera saber si ¿hay algo que yo pueda hacer para enfrentarme a ellos?"

Respuesta: Los fogajes aparecen como resultado de la disminución en los niveles de estrógeno. Como respuesta a esto, sus glándulas excretan cantidades mayores de otras hormonas que afectan el termostato del cerebro, causando la fluctuación de la temperatura en su cuerpo. Se ha demostrado que la terapia de reemplazo hormonal alivia parcialmente la incomodidad de los fogajes en muchas mujeres. Sin embargo, la decisión de iniciar el suplemento hormonal o el reemplazo de estas hormonas debe tomarse únicamente después de que usted y su médico hayan evaluado la relación riesgo-beneficio en función de sus antecedentes médicos particulares.

En 1991, el Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute) de los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH) lanzó la Iniciativa para la Salud de la Mujer (Women's Health Initiative, WHI) para conocer más sobre la salud de las mujeres y específicamente acerca de la terapia de reemplazo hormonal. El ensayo hormonal constaba de dos estudios: el estudio estrógeno-más-progestina (su sigla en inglés es HRT) de mujeres con útero y el estudio de estrógeno solo (su sigla en inglés es ERT) de mujeres sin útero. Ambos estudios se concluyeron antes cuando la investigación demostró que el reemplazo hormonal no ayudaba a prevenir las cardiopatías y aumentaba el riesgo de ciertos problemas médicos.

La Iniciativa para la Salud de la Mujer recomienda que las mujeres sigan el consejo de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (Food and Drug Administration, FDA) sobre la terapia hormonal (estrógeno solo o estrógeno-más-progestina). Sostiene que la terapia hormonal no se debe seguir para prevenir las cardiopatías.

Estos productos son terapias aprobadas para aliviar los fogajes moderados a severos y los síntomas de atrofia vulvar y vaginal. Si bien la terapia hormonal es efectiva para la prevención de la osteoporosis posmenopáusica, sólo se la debe considerar para mujeres con un riesgo significativo de osteoporosis que no puedan tomar medicaciones sin estrógeno. La FDA recomienda que se utilicen las dosis más bajas de terapia hormonal durante el menor tiempo posible necesario para lograr los objetivos del tratamiento.

Las mujeres posmenopáusicas que utilizan o piensan utilizar terapia hormonal deberían consultar a su médico acerca de los posibles beneficios y riesgos para ellas.

Algunas otras sugerencias prácticas para sobrellevar los fogajes incluyen:

  • Vístase en capas, así usted puede quitarse ropa cuando comienza un fogaje.

  • Evite comidas y bebidas que pueden causarle fogajes, como alimentos condimentados, alcohol, café, té y otras bebidas calientes.

  • Beba un vaso de agua fría o jugo de frutas al comienzo de un fogaje.

  • Reduzca su nivel de estrés, el cual puede agravar los fogajes.

  • Mantenga un termo con agua fría o una compresa de hielo cerca a su cama durante la noche.

  • Use sábanas de algodón, ropa íntima y ropa que le permita respirar a su piel.

  • Mantenga un registro diario de sus síntomas para determinar que puede desencadenar sus fogajes.

Tratamiento para la menopausia:

El tratamiento específico del acné será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.

  • Los síntomas actuales.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Su opinión o preferencia.

Varias terapias que ayudan a manejar los síntomas frecuentemente asociados con la menopausia incluyen las siguientes:

la terapia de reemplazo hormonal (su sigla en inglés es HRT)

La terapia de reemplazo hormonal (su sigla en inglés es HRT) incluye la administración de una combinación de las hormonas femeninas estrógeno y progesterona durante la perimenopausia y la menopausia. La HRT es recetada más comúnmente en píldoras. Sin embargo, el estrógeno puede también ser administrado usando parches tras-dermales y cremas vaginales.

La decisión de iniciar el suplemento hormonal o el reemplazo de estas hormonas debe tomarse únicamente después de que usted y su médico hayan evaluado la relación riesgo-beneficio en función de sus antecedentes médicos particulares.

la terapia de reemplazo del estrógeno (su sigla en inglés es ERT)

La terapia de reemplazo del estrógeno (su sigla en inglés es ERT) incluye la administración de estrógeno solo, el cual ya no está siendo producido por el cuerpo. La ERT se ordena frecuentemente para las mujeres que han tenido una histerectomía. El estrógeno se receta en las siguientes formas: píldoras, parches trasdermales en la piel (donde el estrógeno se absorbe por medio de la piel), y las cremas vaginales.

La decisión de iniciar el suplemento hormonal o el reemplazo de estas hormonas debe tomarse únicamente después de que usted y su médico hayan evaluado la relación riesgo-beneficio en función de sus antecedentes médicos particulares.

el tratamiento no hormonal

Este tipo de tratamiento frecuentemente incluye el uso de cremas que se pueden comprar sin necesidad de receta médica, que no contienen estrógeno para aliviar algunos de los síntomas asociados con la menopausia.

alternativas al estrógeno

Las alternativas al estrógeno son los llamados "estrógenos sintéticos," como el raloxifeno, el cual puede ofrecer los beneficios de la construcción del hueso del estrógeno sin muchos de los riesgos coincidenciales (por ejemplo, el aumento en el riesgo del cáncer endometrial)

terapias alternativas

La homeopatía y los tratamientos herbales pueden ofrecer algún alivio para los síntomas de la menopausia.

Cuando se acercan a la menopausia, las mujeres deberían discutir cada opción - los riesgos potenciales y los beneficios- con su médico.

Las relaciones sexuales después de la menopausia:

Las actividades sexuales pueden disminuir en algunas mujeres durante y después de la menopausia. Los síntomas de la menopausia, como la resequedad de los tejidos genitales y los niveles bajos de estrógeno, pueden contribuir a la disminución en el interés sexual. Sin embargo, las cremas y las píldoras de estrógeno pueden restaurar la elasticidad y las secreciones en el área vaginal, y los lubricantes solubles también pueden ayudar a hacer de las relaciones sexuales un acto más placentero.

Es importante recordar que las mujeres que a veces tienen menstruaciones esporádicas durante la perimenopausia todavía tienen que utilizar una forma de control de la natalidad. Consulte a su médico sobre la forma de control de la natalidad que le favorece más.

La menopausia

Los síntomas de la menopausia son causados ​​por cambios en los niveles de estrógeno y progesterona. A medida que los ovarios se tornan menos funcionales, producen menos de estas hormonas y el cuerpo responde en consecuencia.

Más información